×
Javier Villarreal Lozano
Javier Villarreal Lozano
ver +

" Comentar Imprimir
13 Octubre 2019 04:08:00
Vulgaridades y tonterías
Paco Ignacio Taibo II en la Feria del Libro de Guadalajara, posiblemente la más importante en países de habla hispana, al celebrar la nueva ley que le permitió, no siendo mexicano por nacimiento, ocupar la dirección del Fondo de Cultura Económica. (11 de noviembre de 2018).

“Me comentan que hay una diputada, que fue senadora, y que está vinculada con este tema (trata de personas) y que es más bocona que la chingada; no sé si sea cierto o no, pero en Tlaxcala siguen los problemas. Pásenme elementos para ponerle una chinga la próxima vez”.
Gerardo Fernández Noroña, diputado federal por el Partido del Trabajo, en una conferencia de prensa, refiriéndose, sin nombrarla, a la diputada panista Adriana Dávila. (8 de octubre de 2019).

“Nos querían extinguir, no podían detenernos y con la ayuda de ustedes ganamos. Así fue como ganamos en muchas partes del estado, todos los que ganamos el 1 de julio de 2018 –porque yo gané, me la robaron, pero los castigó Dios. Angélica Alvarado y yo ganamos y sabe por qué, por Andrés Manuel López Obrador. (9 de octubre de 2019).

Miguel Ángel Barbosa Huerta, gobernador del Estado de Puebla por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), durante una entrevista en Huejotzingo, haciendo referencia a Martha Érika Alonso (su antecesora en el Gobierno) y a Rafael Moreno Valle, muertos al desplomarse el helicóptero en el que viajaban.

Nadie, o muy pocos, se asustan ya de las antes llamadas palabras altisonantes. Maldiciones, vaya. Tampoco sorprende que un político suelte disparates al pronunciar un discurso o durante una entrevista de prensa. Sin embargo, entresacando perlas lingüísticas y declaraciones recientes que ponen nuevas fronteras a la estupidez, es válido suponer que entre los políticos en el candelero hay una marcada tendencia hacia la vulgarización.

Si bien el diputado Fernández Noroña se retractó y hasta pidió disculpas, sus palabras quedaron grabadas y publicadas. Hasta ayer Barbosa no había dado explicaciones sobre el extraño caso de que la divinidad asuma el papel de Tribunal Electoral y castigue de forma tan definitiva a quienes, según él, cometieron un fraude en las elecciones. Al rato, seguramente, nos va a decir que los muchos y graves problemas de Puebla no se resuelven debido a que su ángel de la guarda está de vacaciones.

Decía don Jesús Reyes Heroles que en política la forma es el fondo. Atenidos a ese planteamiento, por las formas que exhiben algunos políticos de hoy, nada bueno puede esperarse de ellos. Hay una incuestionable degradación del lenguaje de la política mexicana, lo cual, por supuesto, ensombrece el horizonte de la vida pública.

En 1995, nuestro paisano de Coahuila y entonces diputado Humberto Roque Villanueva ganó fama nacional por la señal obscena hecha en plena Cámara de Diputados, celebrando el haber conseguido la aprobación de un importante aumento al Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Puede dormir tranquilo, lo suyo fue una chiquillada, un exabrupto de colegio de monjas si se le compara a ciertos representantes populares de hoy y a un gobernador en funciones.

La situación recuerda un viejo programa de televisión estelarizado por Héctor Suárez, ¿Qué nos pasa? Ya, en serio, ¿qué les pasa?

Letras sueltas
¡Qué ingenuos éramos! Antes íbamos al cine a divertirnos. Hoy van a ver El Guasón para esbozar intrincadas teorías sociológicas cuyo tema es la sociedad actual.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5