×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
13 Octubre 2019 04:09:00
Un fragmento…
QUERIDOS AMIGOS: sintiendo el cálido roce del viento en mis mejillas, vienen a mí recuerdos hermosos de mi vida… y así, con esta sonrisa en mi rostro les comparto un fragmento de un libro que me gusta mucho, y con el que me identifico mucho, y del cual he recibido muchas respuestas de vida en este peregrinar, el título del libro es Francesco, es el primero de una trilogía de Editorial Océano, de Yolanda García, ella es argentina, y he llevado algunos cursos y talleres vivenciales con ella. Comparto mucho de su teoría de vida.

…Tratemos de que Francesco la pase bien. Cuando uno cumple años empieza de nuevo un ciclo: entonces, hay que agradecer y saber que uno puede cambiar su vida, mejorarla y sentirse feliz, a pesar de tener un año más. ¿Quién te dice que este nuevo año que comienza no sea el mejor de todos, aunque estés muerto?Cuando estés vivo y vuelvas a cumplir años, ese día anímate. Endúlzate los oídos diciéndote palabras alentadoras porque tú mereces disfrutar de ese día. Deja por un día las culpas, los resentimientos y los problemas; así podrá empezar tu año con mucha más luz que si protestas o si reniegas.

Haciendo una seña con su mano, el ángel gordito le preguntó eufórico a Francesco:

- ¿Ves aquel jardín que está allá lejos?

- Sí, lo veo.

- Acércate más, te lo mostraremos más detalladamente.

- ¡Qué bonito jardín! No se puede comparar con ninguno que haya visto en mi vida.

- Es nuestro regalo de cumpleaños para ti; es todo tuyo. Por cada buena acción que alguno de tus seres queridos haga, crecerá una rosa blanca en tu jardín. Cuando más crezca tu espíritu, más altos serán los árboles, y ese arco iris que cubre el jardín tendrá colores más firmes y luminosos.

Será un regalo que cuidarás, pero no te apegues a él, porque tendrás que dejarlo cuando asciendas al segundo Cielo.

- Gracias, es hermoso; pero dime: ¿Qué cosas tendré que hacer para trascender a ese cielo del que me hablas?

- Todo depende de tu evolución y del crecimiento que logre tu propia alma.

- Creo que me quedaré a vivir en el primer Cielo; he cometido muchos errores mientras vivía, y aquí tengo mucho que aprender.

- También tuviste aciertos y etapas bien aprendidas. ¡No dejas de ser negativo ni después de muerto!

- Yo soy el que vio siempre la botella vacía.

- Cada persona tiene que aceptarse tal como es. Cuanto más te castigas, menos cambias; la resistencia ofrece más resistencia. Aprender a decir: “yo soy así”.

“SI PIENSAS EN QUERER CAMBIAR LO QUE TE MOLESTA DE TI, Y LO HACES DESDE LA PACIENCIA Y LA COMPRENSIÓN, YA ESTARÁS CAMBIANDO”

Sí puedes, empieza a cuidar tu jardín hoy mismo y observa muy bien todo lo que te rodea. Este lugar tendrá grandes sorpresas para ti.

- Entonces me quedaré aquí (dice Francesco).

- No olvides de ponerle un nombre a tu jardín. Ahora te dejaré solo. Si te necesitamos, te vendremos a buscar aquí.

Queridos amigos, todos tenemos un jardín aquí en la Tierra. Nuestra familia, ¿qué hemos sembrado en ella? ¿Amor? ¿Qué maravilla? ¿Discordia? ¿Malos tratos? ¿División? ¿Alegrías? ¿Paz y armonía? Mientras haya vida, hay esperanza de cortar la mala hierba que hubiese crecido en nuestro jardín, y volver a sembrar flores de colores, que vendrían siendo el amor, la alegría, los valores, respeto, confianza, todo lo bello que lleva nuestra alma. Y no esperarnos a morir e irnos a un segundo Cielo para poder hacer bien las cosas y con amor.

Reciban un afectuoso abrazo, su amiga Verónica, hasta la próxima, Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5