×
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
15 Octubre 2019 04:08:00
Nosotros los Nobel
¿Qué pasaría si los Premios Nobel fueran mexicanos? Para empezar el comité estaría presidido por algún viejo priista que, ante la llegada del nuevo Gobierno, habría sido forzado a renunciar y su lugar habría sido ocupado por un intelectual de la 4T, tipo Elenita Poniatowska. Seguramente la directora del Conacyt, María Elena Álvarez Buylla, estaría buscando la manera de que se cambiaran las categorías de los premios porque, según ella, la ciencia no importa, es lo de menos, y lo que realmente hay que premiar no es la innovación ni los descubrimientos, sino todo aquello que nos haga parecer más atrasados, más primitivos y más ignorantes. Así que si los premios Nobel dependieran de la 4T, estos serían los ganadores:

ARQUITECTURA: galardón entregado de manera unánime a la Guardia Nacional por haber levantado en el sureste mexicano el muro que tanto quería Donald Trump y sin usar un solo ladrillo.

MATEMÁTICAS: en este caso el premio indiscutiblemente sería para el mismísimo Andrés Manuel López Obrador por haber demostrado que el crecimiento económico cero es mejor que el menos cero. Su teoría es tan avanzada que hasta hoy nadie la ha podido entender.

DECORACIÓN: esta nueva categoría de los premios Nobel se creó en México para rendir homenaje de manera muy especial a Olga Sánchez Cordero, quien está a punto de cumplir un año como florero al frente de la Secretaría de Gobernación.

TEOLOGÍA: hasta antes de que llegara la cuarta transformación a México, la ciencia y la religión estaban peleadas. Pero ahora las cosas son taaan distintas, que se decidió premiar a Miguel Barbosa por su deslumbrante teoría de justicia electoral conocida como “Me hicieron fraude y los castigó Dios”. En las épocas del viejo Nobel neoliberal, el Gobernador poblano seguramente habría sido premiado en Medicina por demostrar que un hombre puede vivir y gobernar sin necesidad de tener cerebro.

LIMPIEZA: tenía que llegar la 4T a nuestras vidas para enseñarnos que el presidente de la Suprema Corte de Justicia, el ministro Arturo Zaldívar, merece un Nobel por su inagotable capacidad para ponerse de tapete del Poder Ejecutivo y permitir así que el Presidente de la República se limpie las suelas con su elegante toga negra.

ESTUDIOS SOCIALES: este premio sería para Claudia Sheinbaum pues gracias a su Administración, se pudo demostrar que la Ciudad de México está tan jodida que apenas el 4% de los taxistas logró causar un auténtico caos y pusieron de rodillas al Gobierno.

¿A poco no serían fabulosos esos premios? Ojalá que pronto los Nobel pasen a ser mexicanos.


ALMA NEGRA

Por estar tan embobados con el show de José José, nos hemos perdido de una de las historias más siniestras y cínicas de la corrupción mexicana: la de Pemex y Oro Negro. Resulta que esta empresa contrató espías para obtener pruebas de cómo los directivos de Pemex eran unos corruptazos, y no les costó ningún trabajo lograrlo. Gracias a eso, hoy sabemos (y podemos escuchar las grabaciones) cómo Emilio Lozoya cobraba de 50 a 100 mil dólares solamente por darle una cita a algún contratista. Ya no se diga lo que se clavaban por dar los contratos. Según esto, de puras transas en Pemex, lograron juntar 2 mil millones de pesos, mismos que se utilizaron para la campaña de Enrique Peña Nieto. La pregunta obvia es: ¿y pa’ cuándo lo meten a la cárcel? La respuesta triste es: AMLO no quiere.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5