×
Rodolfo Villarreal Ríos
Rodolfo Villarreal Ríos
ver +
Doctor y Maestro en Historia por la Universidad de Montana-Missoula. Maestro en Economía por la Universidad de Colorado-Boulder. Diplomado en Economía e Inglés por “The Economics Institute,” Universidad de Colorado-Boulder. Licenciado en Economía por la Universidad Autónoma de Guadalajara. En la Universidad de Montana-Missoula ha impartido cursos sobre los tópicos de las relaciones entre México y los Estados Unidos de América, así como las desarrolladas entre el Estado Mexicano y la Iglesia Católica. Durante más de dos décadas prestó sus servicios al Estado Mexicano en el rango de auxiliar de programación a director general en funciones. Durante la segunda mitad de los 1980s, inició sus colaboraciones en el Suplemento de Política Económica de la Revista Tiempo y en los diarios El Nacional de la Ciudad de México y Zócalo de Piedras Negras, Coahuila. De noviembre de 2003 a la fecha es colaborador de Zócalo, además de Nuevo Día de Nogales, Sonora y los diarios electrónicos eldiariodetaxco.com, guerrerohabla.com, (Taxco, Guerrero); diariodeacapulco.com (Acapulco, Guerrero); todotexcoco.com (Texcoco, Estado de México) y diarionacional.mx (Ecatepec, Estado de México). En dichas publicaciones ha elaborado alrededor de 900 artículos editoriales sobre historia, economía, anécdotas vivenciales, deportes, tauromaquia, política y relaciones internacionales. Asimismo, es coautor de tres artículos publicados en las revistas de investigación científica, Lancet, Environmental Research y Journal of Alzheimer's Disease, Es autor de dos libros: “Las Conferencias de Bucareli. Un acto pragmático de la diplomacia mexicana.” (2018) y “El Senado estadunidense enjuicia a México y al presidente Carranza,” (2017), editados por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM).

" Comentar Imprimir
28 Marzo 2020 04:00:00
Lo que se anunciaba en los tiempos del presidente Madero González
Escuchar Nota
Dado que, en estos días, las columnas de comentarios se han convertido en un asunto monotemático y los expertos en el tema de coronavirus originado en China surgen, como dirían los antiguos, cual hongos en época de lluvia, este escribidor, el único doctor de su familia quien de asuntos de medicina nada sabe, decidió no abordar el barco de esos “comentologos.” Preferimos viajar al pretérito para revisar que era lo que se publicitaba entre 1912 y 1913 cuando al país lo gobernaba el presidente Francisco Ygnacio Madero González. Primero, veremos lo que se publicitaba entre 1912 hasta el 22 de febrero de 1913 y por último revisaremos lo que apareció en los anuncios del 23 de febrero de 1913. Lo invitamos, lector amable, a que nos acompañe en este recorrido.

Era mayo de 1912 y flanqueando el cabezal de “El Diario del Hogar” que se vendía en dos centavos el ejemplar y era dirigido por Luis I. Mata, se leía a la izquierda “Beber Toluca o No Beber,” mientras que a la derecha aparecían las palabras “Toluca Extra la más Pura.” Pero esa no era la única beber agua que se ofertaba entonces. Para gargantas de mayor calado económico, el diario “El Imparcial, fundado por Rafael Reyes Spíndola, Delfín Sánchez Ramos y Tomas Braniff, anunciaba, en 1913, la venta de Coñac Hennessy el de mayor consumo en el mundo, según enfatizaba la publicidad, que era distribuido en México por la Agencia General que aceptaba los pedidos que se dirigieran, acompañado de un giro postal, al Apartado 979 de la ciudad de México.

Como entonces el consumo de tabaco era algo que, en la mente de los consumidores, proporcionaba estatus y además generaba placer, pues las campanas para promover su consumo eran de lo mas común. En ese contexto, La Tabacalera Mexicana, con orgullo grande, presumía gran que esa “fabrica ganó el primer gran premio en la exposición de San Luis Missouri 1904.” Para mostrar que ese galardón no era vano, promovía que se consumieran los cigarrillos “Flor de Lis” cuyo tabaco estaba envuelto en papel de arroz. Pero esos no eran los únicos pitillos que fabricaba dicha empresa. En “El Imparcial” aparecía publicidad sobre los cigarros Supremos que, envueltos en papel orozuz, eran indiscutiblemente los de mayor consumo en la república mexicana. Pero no toda lo que se publicitaba estaba relacionado con los “placeres,” las curas y remedios para todo tipo de males físicos ocupaban un espacio importante en los diarios.

En ese entorno, en El Diario del Hogar, encontramos que el Instituto de Fisioterapia, Mecanoterapia e Hidroterapia, ubicado en la calle 8ª de Capuchinas 158, ofrecía masaje sueco y alemán. Les preguntaba a los lectores: “¿Está usted enfermo de reumatismo (o reumas)? Inmediatamente que tenga el dolor llámeme, que lo curare. ¿No puede usted andar? ¿se siente usted débil? Llámeme al consultorio del Dr. Salvador Anaya y Arrieta. Profesor de masaje del Hospital Juárez.” Para que se viera que no era ningún charlatán, ponía a disposición de los pacientes potenciales los “Teléfonos Ericsson 5737 y Mexicana 6194 Negro.” Eso sí, las horas de consulta estaban muy limitadas, de 11 a 12 a. m y 5 a 6 p.m. En asunto de precios, la tarifa era diferencial, si se acudía al consultorio el pago era de S2.00, pero las visitas a domicilio costaban $3.00. Ahora que, si se convertía en cliente cautivo, pues la cuota mensual tenía “precios reducidos.”

Otro asunto relacionado con la salud era el del Sanatorio Quirúrgico del Dr. Heladio Gutiérrez. Esta institución, fundada en 1900, resaltaba que se especializaba en enfermedades de la cintura y cirugía general. Sine embargo, en ese sanatorio, también, se atendían todo tipo de padecimientos quirúrgicos especialmente las enfermedades de las señoras (vaya usted a saber cuáles específicamente eran). Para que se viera que ahí no se discriminaba a nadie, el Sanatorio enfatizaba que tenía “Departamento de distinción: Recamaras de primera, segunda y tercera clase a PRECIOS MODERADOS.” El citado doctor Gutiérrez ofrecía consulta de 3 a 6 p.m. en la 6ª Calle Ancha 89, misma que podía agendarse al teléfono Ericsson 1938.

Para quienes no requerían, o no podían, acudir ante un facultativo para atenderse afectaciones en los bronquios y pulmones, se les ofertaban las Pastillas Bronquiales De Brown que decían ser “un remedio seguro en uso 50 años.” Ahora que, si solamente se trataba de una tos, por mas fuerte que fuera, lo mejor era tomar las Pastillas del Dr. Andreu. Los que necesitaran atender algún malestar relacionado con nariz, oídos y garganta, podían acudir al consultorio, ubicado en la calle 3ª de Tacuba (antes San Andrés), del doctor Gonzalo Herrera quien los atendería entre las 9:30 y 12:00 horas.

Si los problemas eran visuales, la Mexico Optical Co., S.A, autocalificada la mejor casa de México, decía ofrecer a su clientela el mejor servicio y atención. Enfatizaba ser el “depósito general de los lentes “Tóricos” y Bifocales invisibles,” y tener “precios sin competencia en todos los artículos de óptica.” Atendía “ventas por mayor y menor” vía el “apartado 1732” o bien en su local situado en “Av. Independencia 2.”

Continuando con asuntos de la salud, en “El Imparcial” se anunciaba el “Dr. Darío Fernández de la Facultad de México. Especialista en enfermedades de Sras. y de las vías urinarias.” Destacaba haber realizado su “practica en Paris” y otorgaba “consultas de 10 a 12 a.m. y de 3 a 6 p.m.” en su oficina sita en “3ª calle de Donceles 63.” Por esos rumbos, de vías urinarias y anexas, en la Policlínica del Dr. Tornet, ubicada en la calle de Meave no. 26, se ofrecía curación garantizada para la impotencia. Se mencionaba que esto era logrado mediante el uso del sistema “Uphlon,” a base de cloruro de oro. Pero dejemos los asuntos de las enfermedades y su cura y pasemos a la publicidad de algunos comederos.

En El Diario del Hogar aparecía el anuncio del “Restaurant Gambrinus. Grandioso Bello Elegante Esplendidos salones para banquetes… lujosísimos gabinetes reservados Sin igual salón comedor Soberbia Iluminación. Menú al Gusto. Exquisita Música.” Asimismo, se daba cuenta de la existencia del “Restaurant Tarditi. El mas fresco y pintoresco en el centro de la ciudad. La mejor cocina italiana. Especial trato a las familias. Conciertos todos los días por un renombrado quinteto. SE SIRVEN BANQUETES A PRECIOS MODICOS. Entrada por San Juan de Letrán. Bajos Interior del Hotel jardín. SERVICIOS A LA CARTA Y POR COMIDAS CORRIDAS. Prop. PASCUAL TARDITI.” Ahora, revisemos en donde y que prendas de vestir se encontraban en el mercado del México de 1912-1913. Sin embargo, antes de adentrarnos ahí, revisemos el anuncio que publicó en relación con la iluminación de los almacenes.

El 18 de mayo de 1912, ocupando la mitad de la página cuatro de El Diario del Hogar, se apreciaba un desplegado en el que se leía: “Hágalo desde luego. Alumbre sus almacenes con electricidad durante la noche. Ilumine sus aparadores a la caída de la tarde y atraiga a la clientela a su establecimiento por medio de un anuncio eléctrico. La luz es un atractivo, y un almacén brillantemente iluminado es una clara indicación de que en ‘el hay un hombre que piensa. El alumbrado eléctrico no es realidad un gasto. Para todo encargado de almacén progresista es una magnifica inversión de resultados buenos y seguros. En los últimos años no ha habido un solo gran negocio que se haya formado en un almacén débilmente iluminado. Recuérdese que contamos con un personal practico que se encarga de recomendar a nuestros clientes los procedimientos más eficaces y económicos para alumbrar sus establecimientos. COMPANIA MEXICANA DE LUZ Y FUERZA MOTRIZ, S.A. Esquina Cinco de Mayo e Isabel La Católica. Teléfonos: Mex. 777 Ericsson 851. Apartado 490. Harro Harrsen. Gerente General. James Carson Agente de Contratos.” Desconocemos cuantos negocios atendieron este llamado, pero lo hayan hecho o no, la publicidad de prendas diversas no se detuvo.

A principios de febrero de 1913, en El Imparcial, Las Fabricas Universales, situadas en la esquina de la calle 2ª de5 de Febrero y calle 4a de Capuchinas, publicaban un anuncio ofreciendo “ROPA BLANCA PARA SEÑORAS. Tenemos un surtido incomparable de ropa blanca para señora. Los dos clichés adjuntos representan unos de los modelos de nuestras camisas números. 3356 que ofrecemos al precio de reclame de $3.00 cada una. Son de calicot fino festonadas y bordadas a mano en infinidad de dibujos. Tenemos el mismo estilo al mismo precio en mansú fino con encajes valencianos y cinta de seda. Camisas mejor clase bordadas a mano o con encaje a $3.50. camisas en Luna de miel clase superior bordados muy finos con encaje $5.00 pida una como prueba.” Esta no era la única negociación involucrada en la venta de ese tipo de prendas.

La Sedería y Corsetería Francesa, propiedad de E. Manuel y Cía., localizada en Av. 16 de Septiembre 65, tenía cortes de franela para blusas kimono, chalinas, cubre corsés, lencería, medias para señoras, y bolsa de cocodrilo forro de tela. Asimismo, para caballeros ofertaban cuellos de tela lino Extra duradera La Doc a $1.25. En ese mismo departamento, se encontraban los “calzoncillos de tela croise extra duradera con lista punto a $1.50, $1.75. Sin Punto a $1.50. Cortos sin punto a $1.25.” en lo concerniente a los calcetines ingleses se tenían de colores rayados de gran novedad, tonos del mejor gusto y negro liso. El par costaba $0.44 y la docena $5.00. Las corbatas de moda OLYMPIC de pura seda valían $0.88, mientras que por las PARISIAN Otoman semi-seda se pedía $0.50. También, se publicitaba la venta de “JUEGOS DE AFEITAR. No. 2, armazón Níquel, espejo Venecia, movible, taza porcelana, brocha de tejón fino 9x 22 cm todo por $0.75.” La corbata tira, pura seda, con largo de 1 metro $0.25. Nudos fantasía, esplendido surtido la media docena $1.20.

Para las damas, El Palacio de Hierro hacia saber que siempre tenía “novedades de calzado americano y francés para señoras. Choclos y botas americanas desde $5.50. También de 7.50, 8. 9. 10. 11, 15 y hasta 20. Pida catalogo ilustrado al Apdo. 26. México.” Sin embargo, parecía ser que entonces la “Zapatería del Elefante [era] la más acreditada y que vende mas en la Republica.” Ubicada en Av. Isabel La Católica 14, México. D.F., tenía en existencia “bota botones para señorita es de glacé negro, tacón militar. No. 3, $6.00. Choclo o borceguí semi curvo The Morgan elegantísimo No. 32, $6.60.”

En El Imparcial, el1 de febrero de 1913, se daba cuenta de la “inauguración de la temporada de verano. Cannotier “SANJENIS. El mejor bajo el sol. A prueba de sol y agua, copa baja y ala grande. Sombrero de paja de piquitos, fina e impermeable, cinta ancha. Negro, Marino o Verde obscuro o Cinta elástica Fantasía. Precio $4.00. Calidad Italiana S5.00. Americana $6.00. Inglesa $7.00. SANJENIS HNOS SUCR. GUILLERMO SANJENIS. La Casa proveedora de los elegantes. Avenida 16 de Septiembre número 74, México.” En materia de puntualidad, “el mejor reloj de precisión es el O-M-E-G-A. Agencia la Violeta. Schreiber y Cia. Sucrs. Av. San Francisco. No. 59. Apartado No. 400. México.

Para quienes aspiraban a estar al día en los avances tecnológicos, pero no poseían recursos en abundancia, El Imparcial promocionaba la “OLIVER 5. GRADY RECONSTRUIDAS. Constantemente recibimos de la fábrica en Chicago EUA las maquinas Oliver No. 5 marca Grady reconstruidas con TECLA DE RETROCESO, TABULADOR, BASE NIQUELADA, etc. Y las que garantizamos ser tan buenas como las nuevas por lo que todo el que adquiere una de ellas sabe va garantizada por cinco años. Precio al contado $160.00 y en abonos $180.00. $15.00 con el pedido y $15.00 cada mes. Para más detalles dirigirse a Allen y Cía. Sucrs., S.A. México D.F. Avenida San Francisco Núm. 1 Apartado Núm. 1035. Mientras la vida económica parecía desarrollarse con normalidad, en paralelo, la efervescencia política estaba al punto de ebullición.

Así, el domingo 23 de febrero de 1913, mientras que en su nota principal El Imparcial daba cuenta de que “Los Sres. Madero y Pino Suarez resultaron muertos al ser llevados a la Penitenciaria,” por otra parte trataba de presentar como si nada hubiese ocurrido. Al flanco izquierdo del cabezal del diario, aparecía “Afecciones nerviosas, neuralgias rebeldes, convalecencias Curadas por el BIOPHORINET de A. Girard. 48 Rrue d’Alésia, Paris. De Venta: En todas las Droguerias y Boticas. En el lado puesto, a la derecha, se anunciaba: “El Gran repertorio de Música de A. Wagner y Levien Sucs. No tiene rival en precio. 1ª de Capuchinas 21. México. D.F. En ese mismo tenor, mezclados entre las noticias, seguía dando se cuenta de la publicidad de artículos y servicios diversos.

Nada parecía alterar la publicidad de que “los cigarros Gardenias y Margaritas del Buen Tono, S.A. son los preferidos por el bello sexo.” Al pie del cual aparecía el anuncio de Coñac Hennessy, el cual próximamente sufriría un gran embate que amenazaba con no dejar botella alguna disponible ya que, acompañados con carrujos de mariguanas, era la bebida preferida del chacal Huerta. Asimismo, se anunciaban equipos para novia en LE TROUSSEAU ubicada en Av. Juárez no. 10. En forma similar, El Nuevo Mundo ofrecía ropa para señoras bordada y con encajes. La Casa A. LAFAGE SUCRAS. EN Av. Juárez 64, anunciaba su especialidad en Trousseaux de novias y toda clase de vestidos de lujo. A la par, AL ZAFIRO UBICADA EN Av. San Francisco 62 promocionaba que era “la única casa en México que tiene un departamento exclusivo de luto. [¡!]”

Por si la salud de alguna dama no andaba muy bien, se ofrecía “Apiolina Chapoteaut” que, según la publicidad, “regulariza el flujo menstrual, corta los retrasos y supresiones, así como los dolores y los cólicos que suelen coincidir con las épocas.” Este producto, se enfatizaba, estaba disponible e n todas las farmacias. En otro lado, se anunciaba Harina Lacteada Nestlé como alimento completo para niños. Pero no solamente para los infantes se ofrecían lácteos milagrosos, para los mayores estaba la leche malteada de Horlick de la cual se mencionaba que era el alimento más sano, puro y nutritivo que se conoce para los hombres y mujeres débiles. Era elaborada por Horlick’s Malted Milk Co. y distribuida en México por Vincenty Hnos. Para que no fuera a llegar tarde a su cita, de cualquier tipo, estaba en el mercado el reloj Longines, el cual decían era el mejor, exacto, elegante y extrafino que se encontraba a la venta en la esmeralda.

Aquellos que no conservaban SUSANA DISTANCIA, porque no andaban en SUSANO JUICIO, al embarcarse en combates fragorosos desarrollados entre sabanas de higiene dudosa, La Compañía Americana de Yerbas Medicinales, cuyo consultorio estaba en la 5ª de Tacuba 68, les ofrecía el “Especifico CADYM contra la gonorrea, espermatorrea, gota militar, etc.” Pero el comercial no se quedaba ahí, sino que era mas crudo y se anotaba: “el mejor remedio del mundo que quita el escurrimiento y también el ardor del caño de 2 a 5 días sin inyecciones algunas y dolor en los riñones. El especifico CADYM nunca falla. Tiene muchos años de éxito en México.” Para que vieran que sus palabras eran ciertas, añadían un comunicado, fechado el 8 de enero de 1913, de un ciudadano de Lampazos, Nuevo León, quien firmaba con las iniciales C. H. en el texto se leía: “Muy señores míos: - Dirijo a Uds. La presente para decirles que, en meses pasados, tuvieron a bien mandarme su medicina para la gonorrea, la cual me dio muy buen resultado, y quiero me la manden otra vez para un amigo mío, a quien se la recomendé como muy buena. Anticipándoles las más repetidas gracias…”

Como muestra de las filias de El Imparcial, aparecía un anuncio que decía: “Las mejores fotografías y postales del señor ingeniero DON FELIX DIAZ están de venta en la fotografía de Emilio Lange, Avenida San Francisco (hoy Av. Madero) 1, Esquina con San Juan de Letrán. Propiedad Artística Asegurada.” Seguramente, Reyes Spíndola creyó lo que se leía en uno de los comerciales publicados ahí: “cuando un automovilista conocedor desea obtener un éxito, emplea en su automóvil la suprema gasolina “NAFTOLINA” porque sabe que es la única que produce fuerza y velocidad admirables sin perjudicar en nada el motor por delicado que sea.” Para la fortuna de México, estaba equivocado. El sobrino de su tío no alcanzaba a ser ni tan siquiera un patín del diablo. .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Añadido (1) El 29 de marzo, de hace seis años, fue el día en que el Gran Arquitecto tenía agendada para ti la cita y puntual acudiste a ella. Muchas cosas han acontecido desde entonces y otras tantas han sido las ocasiones en que hubiera deseado, te aseguro que no soy el único, intercambiar puntos de vista contigo, aun cuando no necesariamente estuviéramos de acuerdo. Te extrañamos DON RAFAEL VILLARREAL MARTÍNEZ
Imprimir
COMENTARIOS