×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
14 Octubre 2019 04:04:00
Es difícil coexistir con el medio ambiente
El ser humano en su intento de especie dominante de la Tierra, ha tenido de la capacidad de crear herramientas para adaptarse al medio ambiente y con ello su inmensa creatividad e ingenio ha obtenido los conocimientos suficientes para ir creando mundos satisfaciendo todas sus necesidades no solamente de sobrevivir sino hasta de diversión.

Estamos muy acostumbrados a las comodidades que ni siquiera pensamos en los procesos para estar disfrutando muchas cosas que lo vemos como algo habitual y en ocasiones con indiferencia hasta que carecemos de aquello nos percatamos de su gran importancia.

La lista puede ser larga, pero con un simple ejemplo como lo es la luz, resulta algo que ni siquiera pensamos cómo puede llegar a todas partes habitables sino simplemente nos concentramos a pagar un recibo por el servicio de este gran invento por Thomas Alva Edison que desde 1878 no ha variado su mejor fuente de energía hasta el día de hoy.

El carbón es la fuente de energía más abundante y sobre todo económico en comparación con otros como es el petróleo y el gas natural. Ha tenido muchos usos e inventos en donde se ha utilizado el carbón como en la invención de la máquina de vapor y con ella fue posible mecanizar y fabricar productos en serie y teniendo un papel muy importante durante la Revolución Industrial.

El carbón o carbón mineral son fuentes naturales que hay en nuestra Tierra y al igual que otros recursos naturales en este paso en donde el ser humano ha tenido una sobrepoblación por esa misma inteligencia para crear mundos, también ahora nuestra especie ha prolongado más su existencia, pero con un costo muy caro para nuestro planeta.

Desde el momento que alguien descubrió que se podía extraer el carbón a cielo abierto, es decir, mediante tajos comenzaron los problemas más fuertes en contaminación del medio ambiente, en donde mantos acuíferos y la erosión del terreno que por negligencia o apatía de las diferentes instituciones de gobierno en nuestro país, así como entidades federativas que nunca han obligado a los propietarios o concesionarios a tapar los enormes agujeros que hicieron y quedan como trampas mortales con profundidades de hasta cien metros, algunos de ellos con una gran cantidad de agua ya que llegaron algún venero.

Simplemente tomando una pequeña muestra en nuestro país en el estado de Coahuila de Zaragoza, en específico en la Región Carbonífera, los tajos abandonados son muchos, quedando ahí como mudos testigos de la impunidad que gozaron y todavía actualmente, los concesionarios que en su mayoría son grandes empresas, pero eso no es todo sino son verdaderas trampas mortales en las que ni siquiera se coloca un señalamiento de advertencia.

En las cabeceras municipales de la Región Carbonífera de Coahuila en donde la actividad primaria es precisamente la extracción del carbón que en primera instancia se hizo mediante la construcción de minas de arrastre, no había la contaminación que se registra en los últimos años y que ha afectado tanto a tierras de cultivo como las aguas de los ríos.

Las tierras se han vuelto improductivas, pozos, tajos y desolación es lo que se puede observar, nunca ninguna autoridad tomó en serio su función y permitió que al descubrir que se podía trabajar en la extracción del carbón mediante tajos y pocitos, los concesionarios terminaran con la flora y fauna, pero no solo de la superficie, sino también con la contaminación de los ríos.

Esto con el pasar de los años se fue agudizando ya que no respetaron la mancha urbana y estos concesionarios de pozos y tajos fueron llegando casi hasta la puerta de las viviendas en las poblaciones, afectando a los propietarios de su patrimonio familiar levantando quejas ante Profepa y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales quedando en el olvido dichas denuncias.

En el año 2007 se abrió la oficina Restauradora Ecológica que en un principio se habló que su principal función sería obligar a los concesionarios o propietarios de pozos, tajos y minas a reforestar los lugares de donde han extraído el carbón y en marzo del mismo año solo lograron la reforestación de 110 hectáreas de tajos y pozos de carbón aunque este mismo organismo nunca confirmó si logró que las empresas lo hicieran o fue ayuda comunitaria pero algo que no se puede evitar con la reforestación es la contaminación que provoca estas minas, así como los lugares de la explotación de la misma.

Hace años que estas empresas poderosas que llegaron a construir un tajo a la mitad del Río Sabinas haciendo un tajo, desviando el caudal y al terminar de extraer la riqueza natural quedando ahí el agujero como testimonio mudo de las autoridades. Es difícil que pueda coexistir el ser humano con el medio ambiente ya que además de los intereses comerciales tampoco se puede negar que genera empleo, aunque acabe con los cada vez más escasos recursos naturales de nuestro planeta Tierra. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5