×
hace 3 semanas
[Negocios]

¿Me lo compras, me lo compras, porfi, porfi, porfi?

Marketing infantil: una gran industria para un pequeño consumidor

Imprimir
¿Me lo compras, me lo compras, porfi, porfi, porfi?
Ciudad de México.- Conectados, informados, exigentes, fieles a la marca pero muy críticos… los niños tienen un gran poder de decisión en el consumo familiar. Las marcas se dirigen a ellos desde edades muy tempranas y su exposición a la publicidad requiere formación y protección.

Hola, miniconsumidor

“Mamáááá, papáááá, ¿me lo compras, me lo compras, porfi, porfi, porfi?”. ¿Te suena la cantaleta? No estás solo. Es más, te enfrentas a un fenómeno documentado y analizado hasta la saciedad: un arma muy poderosa del marketing infantil.

Se le conoce como Pester Power o The Nag Factor, lo que vendría siendo la estrategia de la gota malaya, la súplica continua e implacable del pequeño para que se le compre alguno de los productos que ha visto sin cesar en los anuncios. El adulto, a veces (hasta un 46% de las ocasiones, según un estudio estadounidense), acaba cediendo por dejar de oírlos de una vez.



Los niños tienen un gran poder de decisión en el consumo familiar: las marcas se dirigen a ellos desde edades muy tempranas

Más allá de dominar esta técnica enervante —pero al parecer muy efectiva—, ¿qué otras características tienen estos jóvenes consumidores? Son una generación heterogénea, conectada, hiperinformada y multipantalla, naturalmente transmedia; son maduros y exigentes, aunque “lo que valoran es lo mismo que han valorado los niños toda la vida: integrarse, formar parte del grupo, sentirse queridos y pasar tiempo con su familia”, apostilla Anna Gago, brand manager de Penguin Random House.

Los contenidos les llegan a través de la red, y sus aplicaciones favoritas y canales preferidos son YouTube, Instagram y la recién llegada TikTok. También ven todavía una cantidad muy considerable de televisión (Según un estudio propio de la agencia especializada en marketing infantil Modern Kids & Family, los chavales españoles ven 32 horas a la semana en la franja de 2 a 5 años y 28 los de 6 a 11).

Las marcas apuestan también por el branded content, es decir, estar físicamente en los lugares que frecuentan los menores e intentar hablar su lenguaje: el del juego, la imaginación, el humor y la amistad.


Imprimir
te puede interesar
similares
https://www.zocalo.com.mx/images/site/edit_icon.png