×
hace 3 semanas
[Espectáculos]

Había una vez…en Hollywood; Tarantino revisita el pasado

Llega a las salas mexicanas la cinta más personal del alabado realizador

Imprimir
Había una vez…en Hollywood; Tarantino revisita el pasado
Saltillo, Coah.- Había una Vez... en Hollywood, la novena película de Quentin Tarantino y una de las más esperadas del año, es una carta de amor a la vieja Meca del Cine y a esos talentos olvidados.

Rick Dalton, exfigura televisiva de los 50 que anhela encajar en el cine autoral de los 60, es el personaje principal del filme, estelarizado por Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie.

Aunque ficticio, está inspirado en Ralph Meeker, un actor de segunda línea, con más de 100 créditos en pantalla, pero cuyo nombre no parece decir nada, afirmó DiCaprio durante la presentación del filme en Los Ángeles, a mitad de julio pasado.

“Casi nadie lo conoce, pero literalmente es uno de los actores favoritos de Tarantino de cualquier tiempo. Yo jamás oí de él. Fui a investigar, vi sus créditos en cine y televisión y acabé sorprendido. Este tipo desapareció de la historia, pero el impacto emocional que sientes al ver lo que hizo... fue un aprendizaje sorprendente.

“A Tarantino le interesan esas personas que tuvieron carreras de las que no todos hablan, pero que hicieron su contribución artística”, dijo DiCaprio, quien ya había trabajado con el director en Django sin Cadenas (2012).

El filme, que explora la relación entre Dalton (DiCaprio) y Cliff Booth (Pitt), su doble de acción y confidente, fue calificado por Tarantino como su cinta más íntima, una exploración a los recovecos de su memoria mientras crecía en Los Ángeles y alimentaba su cinefilia.



ODA A LA MECA DEL CINE

En pantalla se pasean mitos fílmicos reales, como Sharon Tate (Robbie), Roman Polanski (Rafal Zawierucha), Steve McQueen (Damian Lewis) y Bruce Lee (Mike Moh), lo mismo que utileros, vestuaristas, maquillistas, etcétera.

“Hacía tiempo que quería rodar una película sobre hacer películas. Es un subgénero interesante, con ejemplos como Cantando Bajo la Lluvia. Quería, además, ambientarla en el Los Ángeles de mi juventud”, contó Tarantino.

Para Pitt, quien filmó con él Bastardos sin Gloria (2009), fue valioso zambullirse en un periodo hollywoodense en el cual los actores y sus dobles de acción eran casi hermanos.

“Ahí estaban Burt Reynolds y Hal Needham, o Steve McQueen y Bud Ekins. Era diferente. Confiaban totalmente en el otro, había un gran compañerismo. Nosotros lo tenemos, pero de otras maneras, con el equipo con que trabajamos”, consideró.

Aunque DiCaprio y Pitt se deshicieron en elogios hacia Tarantino, asegurando que siempre que los requiera estarán a su disposición y calificando sus diálogos como “la Biblia”, Robbie reconoció ser la más emocionada durante el rodaje.

Admitió que en su adolescencia siempre se imaginó como una chica violenta y cargada de pistolas si llegaba a participar en algún filme del autor de Kill Bill, y aunque su personaje dista de eso, vivió la experiencia como algo irrepetible.

“Esto fue más allá de lo que pude haber imaginado. Aún seguía yendo al set cuando ya había acabado mis escenas para ver trabajar a Tarantino. De hecho, ya estaba en otra película y seguía yendo”, confesó, admirada.


Imprimir
te puede interesar
similares