×
hace 4 meses
[Espectáculos]

Colin Farrell entregado a sus hijos

El actor trabaja duro para darle lo mejor a su familia

Imprimir
Colin Farrell entregado a sus hijos
Foto: Zócalo | Agencias
Ciudad de México.- Tiene claro que en el pasado lidió con el desenfreno al ser un sex symbol, y con las adicciones tras alcanzar el estatus de estrella, pero ahora, a sus 42 años, Colin Farrell está determinado a ser el mejor padre para sus hijos.

El astro irlandés de cintas como S.W.A.T. y Miami Vice trabaja muy duro para no perderse lo mejor de sus amores, James, de 16 años, y Henry, de 10.

“Hasta hace un tiempo me obsesioné con la idea de ser un buen padre, el padre perfecto, pero he aprendido que no se puede ser perfecto sin equivocarse o, al menos, exitoso, sin tropezarse.

“Eso me pasa con mis niños, los veo vulnerables y deseosos de crecer, y aquel miedo que me asaltó cuando nacieron, porque para ser padre no hay instrucciones, lo cambié por entusiasmo y ganas de crecer junto a ellos”, comenta.

Farrell está vigente en las pantallas con Dumbo, y presentará Eve, un thriller con Jessica Chastain, en el segundo semestre del año. En sus más de dos décadas de trayectoria, en las que reconoce que ha atravesado por todo tipo de situaciones, el astro afirma que ha cambiado su perspectiva de vida.

“Antes pensaba que la felicidad era estar saludable y tener trabajo, y creo que sigue siendo parte de, pero ahora tengo hijos, una visión más amplia, y me gustaría poder proporcionarles tranquilidad.

“Lo primero que me pregunto hoy en día es: ‘¿Qué es la felicidad? ¿Quién la define?’. Cada quien tenemos nuestros conceptos.

“Hoy en día mi felicidad son mis hijos y poder trabajar en lo que me apasiona, en sentirme un padre, un hombre de bien y que contribuyo a darles un ejemplo de honestidad y bondad... ¿es la misma idea de felicidad para todos? No lo sé”, dice.

Atento a lo que sucede en el mundo, Farrell comparte que la madurez lo ha vuelto más sensible.

“Prefiero una salida con amigos o una salida al cine con mis hijos.

“Me he vuelto mucho más paciente y consciente de lo que hay alrededor del mundo. Digo, me preocupa el sobrecalentamiento global, el uso excesivo de plástico, el caos político que se vive en el mundo ¿cómo ayudo yo? Empezando en mi familia a cultivar valores, a promover la ética, la conciencia humana”, concluye.


Imprimir
te puede interesar
similares