×
hace 4 días
Israel Sánchez

Fiesta, contemplación y memoria

Agencia Reforma

Pilares ruinosos provenientes de China, y 46 coloridos retratos hechos con piezas de lego, dejan absortas a miles en el MUAC con Ai Weiwei.

Imprimir
Pilares ruinosos provenientes de China y 46 coloridos retratos hechos con piezas de lego, dejaron absortas a miles de personas este fin de semana.

En filas, pacientemente esperaron su turno para ingresar al Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), para tomarse la foto debajo de los restos recuperados de un salón ancestral chino o para redescubrir los dolorosos detalles de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

¿La razón? tan sólo la esperada primera exposición en México de aquel artista y disidente chino tan sonado en medios los últimos días, conocido para algunos, totalmente nuevo para otros: Ai Weiwei.

"El solo nombre de Ai Weiwei generó muchísima expectativa. Desde ayer, en todo el museo nos preparamos con un gran protocolo para recibir a la mayor cantidad posible de visitantes", dijo Sabrina Puc, parte del programa pedagógico MUAC Mediación.

Inaugurada el sábado, las altas expectativas no alcanzaron para que Restablecer memorias, con mil 100 visitantes registrados durante sus primeras tres horas de apertura, rebasara los mil 500 que el creador indobritánico Anish Kapoor convocó en la primera media hora en 2016.

No obstante, bastó con que el icónico artista contemporáneo pusiera un pie en la Sala 9 del museo, donde se encuentra la exhibición, para causar un tumulto en torno suyo.

Con aplausos, felicitaciones e innumerables peticiones de selfies, el público ovacionó la presencia del perseguido político chino, que durante más de una hora firmó catálogos de la exposición, abierta hasta el 6 de octubre, y toda clase de artículos que le ofrecieran sus admiradores: fundas de celular, libretas y prendas de ropa.

"Los que estuvieron aprovecharon el autógrafo y la foto, y los que no, pues es una lástima", cuenta Puc sobre Ai, que ayer ya había partido de México, posiblemente hacia Berlín, donde reside. "Es toda una figura, y tenemos que analizar todo lo que ha hecho como activista y como artista".

Ayer, en cambio, la muestra se tornó un ejercicio de contemplación masiva, con sus miles de visitantes, cerca de 3 mil 400 pasadas las 15:00 horas, inmersos, por ejemplo, en la estructura ruinosa del templo familiar del clan Wang, proveniente de la dinastía Ming, con una antigüedad de 400 años. Ante la curiosidad, fue necesario que la gente del museo repitiera en más de una ocasión un asertivo "señor, no puede tocar".

"Era una casa de una familia tan importante y que estuvo por tantos años. Que haya terminado relegado como basura porque ya no era importante en el momento que inicia el Partido Comunista y la revolución económica es también otro golpe de decir: ¿Cómo puede cambiar tanto el mundo y que no nos demos cuenta?", estimó la estudiante Lupita García sobre el mayor de ready-made con significado político de Ai.

Instalada por nueve carpinteros chinos, los altos pilares de la pieza obligaban a levantar la mirada, y parecían enmarcar la obra principal, un plato fuerte aderezado con el trágico sazón local: los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, más los tres asesinados el 26 de septiembre de 2014, en retratos que más de 100 voluntarios elaboraron con un millar de legos.

"Cualquier persona en el mundo puede entender el dolor aunque sea un dolor mexicano. Al final de cuentas, es la desaparición de una persona, y eso, aquí o en China, sigue siendo un suceso muy fuerte", añadió García.

"Está bien que no se quite el dedo del renglón, que siga vigente, pues desafortunadamente no hay la voluntad política para resolverlo", agregó, por su parte, Arturo Carrasco, abogado que atendió la muestra con su familia.

Los grandes grupos se acercaron, escudriñaron con la mirada y fotografiaron los retratos que nacieron, justamente, con la necesidad de devolverle la nitidez a las imágenes de los desaparecidos.

En silencio, como si compartieran el luto de cuyos familiares no han bajado la voz desde hace más de cuatro años, exploraron detenidamente la cronología que detalla el caso puntualmente hasta el mes pasado.

"Lo más impresionante me parece que es la gente que se toma el tiempo de leer, como mi esposa, que está ahí perdida en el texto. Eso es lo que más me impresiona, que todos están aquí en la parte de Ayotzinapa y los 43 normalistas, y se toman su tiempo. Lo veo bastante contemplativo", destaca Andrés Schotz, consultor alemán.

En cuclillas para descifrar el paisaje de porcelana que Ai erigió con boquillas de teteras, o de pie para escuchar las entrevistas que el creador hizo a amigos y familiares de los normalistas para un documental, los visitantes por un momento se olvidaron de todo lo demás en el mundo, dedicando esta contemplación a la difícil labor de restablecer las memorias.

Con información de Francisco Morales V.
www.zocalo.com.mx | 524: A timeout occurred

Error 524 Ray ID: 4c9f0c32aa19c625 • 2019-04-19 12:58:32 UTC

A timeout occurred

You

Browser

Working
Minneapolis

Cloudflare

Working
www.zocalo.com.mx

Host

Error

What happened?

The origin web server timed out responding to this request.

What can I do?

If you're a visitor of this website:

Please try again in a few minutes.

If you're the owner of this website:

The connection to the origin web server was made, but the origin web server timed out before responding. The likely cause is an overloaded background task, database or application, stressing the resources on your web server. To resolve, please work with your hosting provider or web development team to free up resources for your database or overloaded application. Additional troubleshooting information here.