×
hace 1 semana
Abel Barajas

Amparan a reos por comida con bacterias

Reforma

Reos del Cereso para Varones de Aguascalientes lograron un amparo ante comida que les daban con bacterias, hongos y levaduras.

Imprimir
Un juez federal ordenó al Gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, suministrar comida equilibrada, suficiente y de calidad a cinco reos del Centro de Reinserción Social para Varones del Estado, por estimar que se les ha vulnerado su derecho humano a la alimentación.

Jaime Páez Díaz, Juez Primero de Distrito en esa entidad, consideró que el encargado de despacho de ese penal ha sido omiso en proporcionar a los quejosos y al resto de la población de internos el alimento nutritivo.

El juzgador ordenó a Orozco informar en un plazo de tres días hábiles -posteriores a la notificación del amparo- de las acciones emprendidas, entre ellas la adecuación presupuestaria para que los reos accedan a comida de calidad.

Al Secretario de Seguridad Pública, una vez que reciba instrucciones del Mandatario, le ordenó hacer los trámites necesarios para organizar y administrar el penal, salvaguardando el respeto a los derechos y la dignidad de los internos, e informar al juzgado de dichas actividades.

Al conceder el amparo 82/2018, el impartidor de justicia indicó que esta situación se agudizó por la falta de dotación de vasos y cubiertos para poder ingerir los pocos alimentos que les daban, informó el Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Cuando el juez requirió a la autoridad penitenciaria, ésta le informó que proporcionaba una dieta nutritiva, suficiente y de calidad.

No obstante, al verificar las facturas de los insumos aportadas, el juzgador corroboró que iban dirigidas al Cereso Femenil de Aguascalientes y lo único que tenía destino al centro de reclusión de los quejosos eran alimentos como tortilla, bolillo y pan dulce.

"Derivado de testimoniales y dictámenes aportados en el juicio, se comprobó la falta de decisiones y acciones encaminadas a respetar, proteger y garantizar el derecho humano a la alimentación, particularmente, las relativas a dotar de condiciones salubres a los alimentos suministrados para consumo de los internos", señaló el CJF.

Adicionalmente, el dictamen de nutrición sobre el estándar de calidad de los alimentos que se proporcionan en el centro de reinserción concluyó que contienen bacterias, hongos y levaduras que alteran y descomponen la comida.

"Asimismo, se encontró presencia de 'Escherichia Coli' y hongos, los cuales provocan diarrea, náuseas, fiebre, dolor abdominal y de cabeza", indicó la Judicatura.

Es por ello que el juez Jaime Páez Díaz subrayó que la alimentación no es tratada higiénicamente, es desequilibrada e insuficiente, además de que los horarios para proporcionarla no son los adecuados, pues se fomenta el ayuno prolongado.

Lo anterior, indicó, implica que la autoridad penitenciaria no observó la Norma Oficial Mexicana que obliga a que la alimentación debe ser completa, equilibra, variada, inocua, suficiente y adecuada.

"Se concluyó que la autoridad responsable fue omisa en realizar las gestiones pertinentes para proveer al centro de reclusión de los alimentos con la calidad nutricional y de higiene necesaria, sobre la base de que la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad se trata de un derecho humano reconocido por el artículo 4 constitucional", señaló.

El juez ordenó a la autoridad penitenciaria proporcionar una alimentación sana; adquirir insumos de calidad y equipos para su almacenamiento y refrigeración; aplicar medidas de higiene en el manejo de alimentos y, establecer horarios adecuados para evitar ayunos prolongados.

También le instruyó acciones de carácter progresivo como formular estrategias y planes que incluyan indicadores y objetivos para hacer efectivo el derecho humano a la alimentación.