0 1 2 3
×
4
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
14 Enero 2020 04:05:00
Un flagelo para la niñez y la juventud
Escuchar Nota
Un sórdido día fue aquel que estremeció al estado de Colorado, en Estados Unidos de América: la masacre en la escuela secundaria de Columbine, un tiroteo escolar que ocurrió en el año de 1999.

Esta masacre provocó una serie de debates sobre todo en el tema de control de armas, acoso escolar, seguridad en las escuelas y el uso de antidepresivos, entre otros.

Lejos de los planes y políticas públicas que se hayan implementado en el país vecino, a razón de lo que sucedió, nos encontramos ante un problema silencioso: ¿cómo vivir en épocas de incertidumbre?

Zygmun Bauman describe perfectamente las causas y los resultados de vivir en el tiempo globalizado del tírese después de usarse. Nos dice que el vivir aceleradamente en una sociedad de consumo provoca inestabilidad, que se traduce en estructuras sociales que ya no perduran y que provocan fragilidad en las instituciones, como es el debilitamiento de los sistemas de seguridad que protegían al individuo o, sin ir más lejos, la renuncia al pensamiento y a la planificación a largo plazo, lo que significa tomar al olvido como una condición de éxito.

Lo acontecido en la secundaria de Columbine marcó un antes y un después, sobre todo porque en la sociedad -enferma desde hace mucho tiempo- sirvió para atentados similares en instituciones de educación en Virginia (en el mismo país), Francia, Europa Oriental, entre otras…

Desgraciadamente, México no fue la excepción y recientemente en Coahuila de Zaragoza sucedió. Hace unos días pasó algo similar en Torreón, en una institución de educación privada donde ocurrieron dos muertes y varios heridos. El modus operandi fue similar a lo sucedido en otros lugares.

Definitivamente esto es un problema multifactorial que debe ser atacado en coordinación y colaboración de Gobierno, sociedad civil e Iniciativa Privada.

El Gobierno del Estado ha estado realizando las acciones necesarias para poder implementar rutas del Gobierno, que lleven a erradicar y ralentizar este tipo de acontecimientos. Un ejemplo de ello fue la primera reunión de seguridad que incluyó también a los municipios y demás poderes del estado.

Triste historia que no debe ocurrir y lo dicho, el problema es multifactorial y la solución debe de ser atendida de la misma manera y con la colaboración de todos desde nuestras diversas trincheras, empezando por una de las más fundamentales: la familia.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22