×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
29 Noviembre 2020 04:00:00
Sumar para Coahuila
Escuchar Nota
Los coahuilenses no podemos darnos el lujo de perder el rumbo de la competitividad. Necesitamos seguir adelante, marcando la diferencia sin dejarnos arrastrar por el desastroso desempeño del Gobierno federal.

Pese al rebote experimentado durante el tercer trimestre del año, la economía mexicana decrecerá como nunca en la historia. La caída del PIB en el 2020 se estima que rondará 9.2%, aunque quienes afirman que pudiera llegar incluso a 10% o más. Y los especialistas pronostican que los años que restan del sexenio serán de un crecimiento marginal que no servirá ni para cubrir las pérdidas de este 2020. ¿En dónde está aquel López Obrador que pegaba el grito en el cielo cuando el país crecía aunque fuera 2 por ciento?

Pero, la situación podría ser más catastrófica, si no fuera por los paisanos y sus remesas. Los 39 mil 500 millones de dólares que habrán enviado durante este año son, en verdad, un alivio para la economía nacional y para la de muchas familias que no habrían logrado subsistir sin esa importante ayuda. Es triste que el Presidente, que antes denunciaba el sacrificio que supone que los connacionales envíen dinero a sus familias como algo poco justo; hoy haga depender el futuro de las remesas recibidas.

En Coahuila, sin embargo, no debemos basar nuestras esperanzas en la buena voluntad de nuestros paisanos en el extranjero; como tampoco podemos apostar a subsistir de los programas sociales. Es fundamental que garanticemos ser la principal fuente de nuestra propia riqueza. Y que esta se construya a partir de nuestra inteligencia y el empeño que ponemos en cada uno de nuestros proyectos. Aquí y ahora lo que queremos es trabajar y ganar nuestro sustento con nuestros propios esfuerzos.

Sabemos que 2021 será un año muy complicado; esperemos que menos difícil que este, pero de cualquier manera, fácil no será. Incluso si se acelerara la economía a nivel mundial, la poca confianza que despierta entre los inversionistas el desempeño del Gobierno federal, aunado al muy importante proceso electoral de mediados de año (en el que con nuestro voto tendremos que arrebatarle la mayoría en el Congreso de la Unión a Morena y sus aliados, cómplices de la tragedia que vive México), hará que se tomen con mucha cautela las decisiones de inversión productiva y generación de empleos.

En Coahuila, por eso, debemos esforzarnos para mostrar, al resto del país y al mundo en general, que vale la pena apostar por nuestra gente. Que las y los coahuilenses somos capaces de sortear grandes desafíos y que las crisis y las dificultades no solo no nos detienen, sino que nos impulsan a crecer.

Es de suma importancia que no permitamos que la intención del Gobierno federal de dividirnos se concrete. La unidad en torno al bienestar de Coahuila debe ser considerada como un bien superior, por encima de cualquier preferencia partidista. Sé que con algunos tenemos diferencias, pero en la medida en que sus propuestas ayuden a sacar adelante a nuestro estado, contarán, sin mezquindades con mi apoyo.
Imprimir
COMENTARIOS