×
hace 5 meses
[Arte]

Una reflexión sobre el sueño

La obra gráfica de Neil Gaiman llega a las tres décadas

Imprimir
Una reflexión  sobre el sueño
Saltillo, Coah.- El señor de los sueños comprende que debe cambiar o morir, y toma su decisión”, esta frase encierra el universo central de The Sandman, el titánico cómic que Neil Gaiman escribió en 1987, salió a la venta en 1989 y terminó en 1996, en compañía de Mike Dringenberg, Sam Kieth y Dave McKean, cuya estructura, imaginación, arte y personajes lo han convertido en una de las obras maestras de la narrativa gráfica mundial.

La obra de Gaiman parte de una premisa esencial, con un personaje nada típico: la vida de Morfeo, la encarnación de los sueños que se ve comprometida por las relaciones que mantiene con su familia, otros seis seres que simbolizan los conceptos que rigen el universo. Hermanos conocidos como Los Eternos, cuyos miembros son: Destino, Muerte, Sueño, Destrucción, Deseo, Desespero y Delirio. Seres más viejos que el universo y quienes estarán presentes al final del mismo.
 
Antes del tiempo


La idea de Sandman surgió después de que Alan Moore iniciara su corrida con La Cosa del Pantano en 1983, un “run” que dio paso a una profundidad y madurez en el medio gráfico -la cual había sido coartada por el Comic Code Authority- y que habría de renovar la narrativa de cuadritos en los Estados Unidos durante los 80. Esto con una serie de escritores ingleses entre los que se encontraba el joven Gaiman, así como Garth Ennis, Grant Morrison y Warren Ellis, todos ellos abanderados por las figuras de Alan Moore y Chris Claremont, este último escritor de los X-Men en aquel entonces.

Estos guionistas serían los encargados de renovar los personajes del panteón superheróico de DC. Gaiman escogería a Orquídea Negra, cómic que tuvo un buen recibimiento tanto por la crítica como por el público y que abrió el camino para su siguiente obra: The Sandman, reimaginación del héroe homónimo creado por Marv Wolfman y Jack Kirby en los 70. Nombre que también pertenece al alter ego de Wesley Doods, uno de los vigilantes de la era pulp.

Según explica Gaiman, en el epílogo del primer tomo de la Biblioteca Sandman, “el proceso de inventar al Señor de los Sueños parece menos un acto de creación que uno de escultura; como si ya estuviera esperando, serio y paciente, dentro de un bloque de blanco mármol, y lo único que necesité hacer fue remover todo lo que no fuera él”.

El mundo, las historias

Sandman se encuentra divido en 10 arcos argumentales. El primero de ellos abarca los ocho números iniciales en donde conocemos a Morfeo y sus motivaciones. Después de ser encerrado en una prisión de cristal por una –no tan vieja- secta de magos, el protagonista debe encontrar tres artefactos de poder: su yelmo, su bolsa de arena y un rubí en el que se encuentra encerrada su esencia. Estos títulos parten del terror para evolucionar a una búsqueda personal sobre el honor y el deber, el cansancio de vivir y el peso de las responsabilidades.

Ese cambio es también una reflexión sobre la importancia de los sueños, las historias mismas y cómo estas cambian la realidad. Según explica Morfeo en uno de los diálogos del cómic, son ellos los que dan forma a lo que conocemos como el mundo real, son las motivaciones que hacen que los humanos, estrellas y dioses vivan y se muevan.

“¿Dices que no tengo ningún poder? Quizá hables con verdad, pero… ¿dices que los Sueños no tienen poder? Dime, Lucifer Estrella de la Mañana, pregúntense todos ustedes, ¿qué poder tendría el infierno si todos los aquí atrapados no soñaran con el cielo?”, recita Morfeo en uno de los diálogos más poderosos de la serie, una batalla frente a los demonios que viven en el averno.
Esta magia que habita en las viñetas de la novela gráfica es de una riqueza enorme, casi mitopoyética, y han hecho que el novelista Stephen King diga: “Gaiman es una mina de historias y somos afortunados de tenerlo en cualquier medio”. Además de la narrativa gráfica, Gaiman se ha desempeñado como novelista, cuentista y guionista de cine.

Para el nacido en Portchester lo importante en The Sandman son las historias, todas y cada una de ellas tejen un universo amplio y en constante expansión. En esas letras está la historia del mundo, de todos los que lo habitan, del universo mismo, pero son sólo un pretexto para contar una única historia, la de Morfeo y su pelea consigo mismo.

También llamado Oneiros, este es un personaje distante al inicio, un ser superior a todos que, sin embargo, tiene las mismas debilidades de un mortal y que no posee más que su reino onírico, una responsabilidad.

“Yo soy… en cierto sentido una isla, Will. Soy el príncipe de historias pero no tengo una propia”, explica melancólicamente el Arenero a William Shakespeare en el último número del cómic.
 
Dibujar la fantasía

Un punto clave para que The Sandman obtuviera, además de los premios Eisner, el galardón literario The World Fantasy Award con el cual desató una polémica -siendo el único cómic en ganarlo-, fue el arte que decoró las palabras del inglés. Principalmente las portadas de Dave McKean, quien optó por utilizar una serie de collages que iban de retratos góticos a oscuros y oníricos paisajes, en las que muchas veces no aparecía el personaje principal, y que fue uno de los logros editoriales en aquel tiempo.

Por otra parte, los 75 números originales de la serie, se encuentran dibujados por diversos artistas como Collen Doran, P. Craig Russell, Michael Zulli, Charles Vess y Jill Thompson, entre otros, quienes dan un aire de cambio y misterio a la imaginación que habita dentro de la novela gráfica. Un sueño que crece y se transforma, que muta según quien lo mire. Una metáfora visual de la irrealidad de los sueños.

“¿Sabes de qué están hechos los sueños? La gente piensa que los sueños no son reales porque no están hechos de materia, de partículas. Pero los sueños sí son reales, están hechos de puntos de vista, de imágenes, de recuerdos, de juegos de palabras, y de esperanzas perdidas”, dice el villano John Dee.

Todas esas historias de dioses viejos, de mundos que estallan y estrellas que se enamoran, de hombres lobos que cazan y ciudades que sueñan, fueron creadas hace tres décadas por un joven Gaiman quien ahora, a sus 58 años, recuerda siempre que “si los días son cortos, las noches para bien o para mal, pueden parecer eternas”.


Imprimir
te puede interesar
similares
www.zocalo.com.mx | 524: A timeout occurred

Error 524 Ray ID: 4e8e1c71cbf6c61f • 2019-06-18 14:57:08 UTC

A timeout occurred

You

Browser

Working
Minneapolis

Cloudflare

Working
www.zocalo.com.mx

Host

Error

What happened?

The origin web server timed out responding to this request.

What can I do?

If you're a visitor of this website:

Please try again in a few minutes.

If you're the owner of this website:

The connection to the origin web server was made, but the origin web server timed out before responding. The likely cause is an overloaded background task, database or application, stressing the resources on your web server. To resolve, please work with your hosting provider or web development team to free up resources for your database or overloaded application. Additional troubleshooting information here.