×
hace 1 mes
[Arte]

Triunfa la voz del pasado

El director del Cecuvar obtuvo el premio que otorga el INEHRM

Imprimir
Triunfa la voz del pasado
Saltillo, Coahuila.- “Siempre he vivido rodeado de historia, en las cenas con mi familia las pláticas históricas han sido siempre la sobremesa”, así resume Javier Villarreal Lozano su relación con la Historia, materia que lo ha acompañado durante toda su vida en una relación que ahora se ve recompensada con el Premio a la Trayectoria en Investigación Histórica José C. Valadés 2018, el cual recibirá el próximo 20 de noviembre en la Ciudad de México.

Otorgado por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), el premio dotado con 100 mil pesos está enfocado en reconocer a las figuras que han trabajado en el Rescate de la Memoria y Testimonios, y cuya trayectoria cuente con más de 20 años. En esta ocasión Villarreal Lozano fue nominado al certamen por reconocidos colegas como el escritor francés Jean Meyer y Luis Barrón del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

“La historia ha estado presente en el seno familiar, siempre he vivido rodeado de ella. Mi abuelo fue el tesorero de don Venustiano Carranza. En ese sentido puede decirse que crecí lleno por la Historia”, explicó el periodista, escritor y catedrático nacido en 1931.

Para el futuro

A Villarreal Lozano se le otorgó el Premio José Valadés debido a su trabajo en la investigación de la memoria y los testimonios que han quedado plasmados en libros como Venustiano Carranza, la Experiencia Regional, Los Ojos Ajenos / Viajeros de Saltillo y de manera reciente las obras ¡Ay, Saltillo! Si tus Calles Hablaran, y Cuéntame, Abuelo, Cómo era Saltillo.

Estas obras, creadas a través de la memoria, escarban en el pasado para explorar las circunstancias y los contextos que han creado el presente que se vive en la capital coahuilenses. Para el exdirector de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), las voces del pasado son las que cimientan los pasos sobre los que se camina actualmente.

“La Historia responde preguntas de los porqués y de los cómo hemos llegado hasta el punto en el que nos encontramos. Esta disciplina se trata de escarbar en el pasado para entender el presente, ese es el objetivo más grande que tiene la Historia.

“La investigación de las personas que vivieron en esos tiempos es de vital importancia para comprender los contextos políticos y sociales de los que se hablan; las voces de quienes vivieron son las que muestran la realidad de lo que se busca entender”, señaló, el exdocente, quien explicó que afortunadamente el interés por la investigación ha crecido, así como la labor estricta para el oficio del investigador.

Sobre el camino

Villarreal Lozano también se define como un hombre “empírico, alguien que aprendió sobre la marcha”.

El saltillense estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, en la Academia de San Carlos. A partir de ahí el historiador ha realizado numerosos trabajos: periodista, catedrático, investigador, funcionario, entre otros, pero es la pasión por los hechos de la historia la que siempre lo ha acompañado, principalmente por el abolengo que precede a su familia.

“Siempre, sin importar el trabajo, ya sea como periodista, como servidor público o como presidente de diversas asociaciones, tuve a la historia acompañándome, es por eso que el haber ganado este premio, si bien es una sorpresa, es también muy gratificante.

“No soy un hombre que participe en los concursos, pero este hecho me parece más grato por saber quiénes fueron las personas que me nominaron: nombres importantes y amigos cuyo trabajo es de admirar”, expresó.

En este tiempo que Villarreal Lozano ha trabajado para remover la tierra y la pátina que cubre a ciertos momentos de la historia, así como los hechos que se ocultan bajo esa pesada capa de óxido, el director del Cecuvar se dice feliz y contento con el oficio, pues señaló que la historia se construye a cada minuto, a cada segundo, y con toda acción que se realiza.

“Han sido horas, semanas y años muy satisfactorios y agradables por un lado. Por otro lado, soy de la idea de que la historia no es lo que fue, sino de lo que sigue siendo. Somos parte de una cadena y de cierta manera todos en este momento estamos escribiendo la historia, episodios quizá olvidables, pero que ya forman parte de esta línea de tiempo.

“Miramos hacia el pasado, pero a la vez estamos escribiendo un capítulo, quizá sólo personal, pero es como una pieza que encaja con el resto. Como periodista eso es también lo que se hace: se escribe la historia diaria, cada día se plasma y ahí queda”, finalizó.


Imprimir
te puede interesar
similares