×
hace 4 meses
[Saltillo]

‘No hacen nada tras la muerte de mi hija’

Claman familiares seguridad y justicia

Imprimir
‘No hacen nada tras la muerte de mi hija’
Saltillo, Coahuila.- No podemos creer que mientras las autoridades presuman que tiene la ciudad en las mejores condiciones, tragedias como en la que murió mi hija esté envuelta en medio de un lugar inseguro, descuidado y en abandono, afirmó Adrián Tadeo Oropeza Covarrubias, padre de Ana Abigaíl, quien murió embestida por un vehículo que circulaba a exceso de velocidad sobre el bulevar Sección 38 y calle Cerezo, pese a que la víctima ya se encontraba fuera del asfalto.

“No hay áreas peatonales y el alumbrado nunca funciona. Mucho menos policías al pendiente de la seguridad de los habitantes, cuando se les ha hecho el llamado innumerables ocasiones, pero las autoridades hacen caso omiso”, comentó.

No hay banqueta que proteja a los peatones, sostuvo, las personas caminan al ras del lote baldío que además se presta para cometer asaltos y violaciones. Es un área muy insegura, desprotegida y descuidada por las autoridades, tanto que las cámaras no podrían identificar las placas del vehículo con tanta oscuridad en las calles, agregó.

Asimismo, señaló que el padre de los tres menores ya puso una denuncia ante el Ministerio Público, y asegura que de alguna forma encontrarán al responsable, pues en el lugar de los hechos se encontró evidencia del vehículo del individuo que “cobardemente” huyó, comentó el padre sin más detalles.

“Cobarde por no detenerse, que sepa que cada lágrima que derramen los niños por su madre lo llevará en su conciencia”, reiteró.

LA ÚLTIMA VISITA

Hasiel, Mateo y Victoria presenciaron el acto de amor más grande de su madre y al mismo tiempo el dolor más profundo de perderla, pues Ana Abigaíl Oropeza Hernández, de 25 años, dio la vida para salvarlos antes de ser atropellada.

La noche del pasado 9 de junio, Ana Abigaíl se encontraba con los tres menores sobre el bulevar Sección 38 y calle Cerezo, al oriente de Saltillo, cuando un vehículo rojo que circulaba a exceso de velocidad la atropelló, dejando su cuerpo postrado sobre el asfalto y los tres menores en indefensión.

Ana Lilia Hernández García, madre de Ana Abigaíl escuchó tocar la puerta de su casa minutos después de despedirse de su hija y nietos. Quienes habrían ido a visitarla. Al abrir la puerta vio a su nieto de la mano de una desconocida y recibió la noticia del fatal accidente. El pequeño Hasiel, de 6 años, había llevado a una señora hasta la casa de su abuela.

“Llamé a mi hijo que estaba en la recámara y fuimos hasta el lugar. Vi como mi hija estaba tirada sangrando de sus oídos pero no me permitieron tocarla ni abrazarla. Es un recuerdo que no voy a olvidar nunca”, comentó Ana Lilia.

Según los testigos, quienes resguardaron a los menores hasta que la madre y hermanos de Ana Abigaíl arribaron al lugar, Victoria, una pequeña de 8 meses y Mateo de 2 años, se encontraban en la carriola mientras su hermano mayor tomaba de la mano a su madre, cuando el vehículo perdió el control y, una vez atravesada la calle, arrolló a la madre, quien sólo alcanzó a empujar la carriola y a su hijo mayor para salvarlos.

“Cuánto no quiso a sus hijos que hasta el último momento se los demostró. Los salvó.”, dice Ana Lilia, quien asegura que Ana Abigaíl se dedicó por completo a sus hijos y hogar, siendo una madre dedicada y amorosa.

Lo que más me da coraje y rabia, expresó Ana Lilia, es que esa persona que la arrolló hubiera huido dejándola ahí tirada y a los niños solos, no porque queramos que pague algo de dinero, sino porque lo justo es hacer frente a lo que hizo.


Imprimir
te puede interesar
[Piedras Negras]
hace cerca de 8 horas
[Seguridad]
hace cerca de 8 horas
[Relatos y Leyendas]
hace cerca de 12 horas
similares