×
hace 1 semana
[Internacional]

Masacra exmilitar a 12 y se suicida

Momentos de pánico obligan a decenas a esconderse o saltar por las ventanas

Imprimir
Masacra exmilitar a 12 y se suicida
Los Ángeles, Cal.- Un exsoldado armado con una pistola mató a 12 personas al abrir fuego la noche del miércoles en un bar abarrotado de estudiantes en Thousand Oaks, cerca de Los Ángeles, en el segundo tiroteo masivo en Estados Unidos en menos de dos semanas.

El antiguo artillero de la Marina, David Long, pudo sufrir un trastorno de estrés postraumático, según las autoridades. Lanzó una bomba de humo contra la multitud y disparó.

Once clientes murieron, además de un sargento que respondió a la escena.

Entre la multitud se celebraba además los 21 años de dos mujeres, estaban bebiendo y bailando cuando el ruido de los disparos hizo eco a través de la sala cavernosa alrededor de las 23:20 horas, tiempo local.

Socios y clientes del bar, aterrorizados, se apresuraron a cubrirse mientras las balas volaban. Algunos se agacharon detrás de las mesas de billar y en los baños, buscando teléfonos mientras intentaban llamar y enviar mensajes de texto a sus seres queridos. Otros utilizaron taburetes para romper ventanas del segundo piso en un intento de saltar a un espacio seguro.



Fiesta letal

Las amigas de Nellie Wong en la universidad la habían sorprendido este miércoles por la noche y la sacaron para celebrar su cumpleaños. Cuando comenzó el tiroteo, se tiró al suelo y se escondió detrás de un grupo de mesas y taburetes, apretando la nariz con la mano para evitar ahogarse con el humo.

“Inmediatamente dejé de moverme, dejé de respirar”, dijo Wong, quien aún usaba un brillante sombrero de vaquero rosa y una banda de “Feliz cumpleaños”. “Gracias a Dios, no me vio en absoluto”.

El presunto pistolero, Ian David Long, fue encontrado muerto de una herida de bala en la oficina del local, en la parte trasera. En un principio, la cantidad de sangre dentro de la barra hizo difícil saber si se disparó o fue asesinado por la policía, dijo el alguacil del condado de Ventura, Geoff Dean.

Long, de 28 años, vivía en Newbury Park, a 9 kilómetros del sitio de la masacre. Condujo el vehículo de su madre hasta el Borderline y no dijo nada antes de abrir fuego, comentó un oficial.

Levantaba sospechas

El pistolero fue un ametrallador en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos, alcanzando el rango de cabo. Sirvió en una campaña de siete meses en Afganistán, durante sus casi cinco años en el servicio, según el Departamento de Defensa.

Vecinos en su calle dijeron que sospechaban que tenía problemas emocionales. Los oficiales que fueron llamados a la casa de Long en abril por una queja de perturbar la paz dijeron que estaba furioso y que actuaba de manera irracional, dijo el alguacil Dean.

Los trabajadores de salud mental decidieron que no cumplía con el estándar para una detención siquiátrica de emergencia.

Alrededor de la 1:30 horas del jueves, docenas de personas se alinearon en la acera en Moorpark Road, con el rostro iluminado por las luces azules y rojas de la policía.

Los empleados y los clientes del bar se acurrucaron juntos, llorando, abrazándose y preguntándose si había noticias sobre los seres queridos que todavía estaban dentro.

‘Devastador’

Los residentes de Thousand Oaks dijeron que el ataque destruye su visión de la zona suburbana como segura. Varios adolescentes dijeron que sus padres se sintieron cómodos enviándolos a Borderline, porque era familiar y seguro.

“Esto no es algo que sucede en Thousand Oaks. Es una de las comunidades más seguras de Estados Unidos. Que algo así nos golpee en la puerta es devastador”, señaló el capitán Garo Kuredjian, del Departamento del Sheriff del Condado de Ventura. .

Esta es la segunda vez en este año que Thousand Oaks ha visto violencia en una zona concurrida. En marzo, un hombre disparó y mató a su esposa antes de intentar dispararse a sí mismo en un centro comercial.

“No importa qué tan baja sea su tasa de criminalidad... no hay manera de procesarla. No hay manera de dar sentido a lo insensato”, puntualizó el alguacil Dean.

Transcurrieron entre 15 y 20 minutos antes de que un segundo grupo de oficiales irrumpiera en el bar y comenzara a disparar, pero Long ya estaba muerto.

El presidente Donald Trump se limitó a escribir en Twitter que fue informado del “terrible tiroteo”. (Con información de Los Angeles Times)


Imprimir
te puede interesar
similares