×
hace 1 mes
[Elecciones 2018]

IP: verdadera apuesta de los presidenciables

Los candidatos ‘seducen’ a grupos empresariales para acercarse al triunfo.

Imprimir
IP: verdadera apuesta de los presidenciables
Ciudad de México.- Las encuestas de popularidad y los mitines abarrotados de personas agitando banderas y con pancartas ya dejaron de definir el eje de las campañas presidenciales, ahora son cosa del pasado. En 2018 el panorama ha cambiado, ahora los candidatos ansían obtener la simpatía del sector productivo, aquel que deberá ser convencido por sus promesas para asegurar la estabilidad económica de su presidencia.

Los presidenciales desfilan por foros de negocios, se encuentran con empresarios en cada estado que visitan, buscaron audiencia en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Convención Bancaria y la American Chamber. Aunque en la elección la popularidad se traduce en votos, el despliegue mediático y los recursos de “los patrones” han definido las elecciones y el rumbo de las reformas planteadas en los últimos tres sexenios y aplicadas el más reciente.

Los grupos empresariales hacen donativos a todos los candidatos “más o menos en montos similares”, dice Jorge Sánchez Tello, consultor de empresas privadas.

“¿Por qué lo hacen? Porque los empresarios siempre hacen planes para uno o dos sexenios, realmente lo único que les interesa es que los dejen trabajar, que sus negocios sigan”.

Alberto Barranco denunció que finalmente quienes controlan las cúpulas empresariales buscan ser beneficiados a como dé lugar y sin importar el ganador, ya que ellos esperan concesiones y privatización, un elemento que también impulsa a la corrupción.

“Ningún empresario es hermana de la caridad para darle dinero a candidatos de partido e independientes sin esperar la contraparte: contratos y concesiones”, escribió el analista en Twitter.

A 46 días de que se produzcan los comicios, comienzan a vislumbrarse al menos qué proyectos están detrás de cada candidato. Conocer qué empresarios están detrás de las campañas no es posible. Sin embargo, la aparición de empresarios como “hombres de confianza” entre los aspirantes refleja que la victoria, tendrá un sello empresarial.

ASCENSO, CAÍDA CON ‘AMOR Y PAZ’

Andrés Manuel López Obrador comenzó antes que todos: el 26 de febrero aterrizó primero en San Pedro Garza García. Apretó el acelerador en marzo y en abril mantenía la buena relación.

Pero, llegó el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que ha trastocado su relación con los empresarios ante una escalada de declaraciones donde “la mafia del poder” y el “secuestro a las instituciones” le devolvieron la enemistad.

Para Andrés Barreda, economista y sociólogo con décadas de trayectoria en la UNAM, también hay un tema en los proyectos económicos que tiene que ver con un cambio de modelo, situación que el morenista aprovechó para posicionar su propuesta de reactivar el mercado interno y ganar la simpatía de pequeñas y medianas empresas.

NEOLIBERAL ‘RECARGADO’

“No hay modelo más neoliberal que el de Anaya”, dice Moisés Kababie, analista de Riesgos Globales de Control Risk, esto después de que el aspirante afirmará que renegociaría el TLCAN “sin posiciones de orden ideológico”.

Es el candidato que más ha gastado y al mismo tiempo quien menos ha dejado ver sus relaciones empresariales. Sin embargo, algunas acciones dejan entrever quiénes lo podrían estar respaldando desde Querétaro, a la par del Grupo Chihuahua.

Anaya también ha buscado el respaldo de empresarios de Nuevo León como Alejandro Ramírez, considerado un objetivo clave por ser dueño de Cinépolis, presidente de Mexicanos Primero, hijo del influyente dueño de Kimberly Clark y amigo muy cercano de Claudio X. González, presidente de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

En cuanto a sus propuestas, dice que buscará aumentar el salario mínimo. También promete aumentar inversión pública y privada, bajar el gasto corriente, dar autonomía al Banco de México.

MEADE: ‘CONSENTIDO’ DE SLIM Y EL CCE

Los grandes corporativos, representados por el CCE respaldan sobre todo a José Antonio Meade. Son aquellos que han conseguido ganancias en la industria automotriz, maquiladora, frutas, hortalizas y energéticos.

En marzo pasado, la encuesta de Vestiga lo puso como el candidato en el cual más confía la iniciativa privada, con 43%, muy por encima incluso de Anaya, quien logró el 18%, aunque la renegociación del TLCAN y la ratificación del TPP11, ponen en riesgo su “respaldo”.

Las cuentas de Meade ante el INE se ven discretas, aunque también incoherentes: apenas ingresos de 9.5 millones de pesos en tres semanas y gastos por el triple, 26.4 millones.

‘TOTALMENTE PALACIO

Margarita Zavala fue la primera en visitar al Consejo Coordinador Empresarial el 13 de abril, habló con sus líderes y les prometió atender sus demandas: firmó la agenda México Mejor Futuro.

Durante los primeros días de la campaña reportó 5 millones de pesos al INE, donaciones de Alberto Baillères González, Alejandro Baillères Gual y Juan Bordes Aznar. Sus financiadores son dueños del Palacio de Hierro: el poderoso Grupo BAL, que también maneja Seguros GNP, Profuturo, Peñoles, la firma Petrobal y Casa de Bolsa Valmex.

HAY CONFIANZA EN ‘EL BRONCO’

“El Bronco” ha dejado bastante claro su proyecto económico. Promete cero ayuda social, nada de planes que considera asistencialistas. Anticipa que impulsaría a pequeña y mediana empresa.

No es casual que, aunque esté lejos de ganar, entre el empresariado tiene buena aceptación porque habla de “mano dura”. Tal es su confianza en ese sector que ha dicho pondría a un empresario como secretario de Hacienda. (Con información de Newsweek en español)

DIVISIONES

» La iniciativa privada se encuentra dividida en dos bandos: los emporios que se beneficiaron con la apertura comercial, la reforma energética y su vinculación con Enrique Peña Nieto, contra una gran mayoría de pequeñas y medianas compañías que buscan que se reactive del mercado interno.

» Para el investigador Enrique Dussel, Anaya y Meade buscan hacer más reformas al modelo de crecimiento de los últimos 25 años, mientras que López Obrador busca hacer énfasis en el
tema de la reducción de la corrupción.

» En las encuestas que Vestiga ha realizado sólo a empresarios, datos de abril pasado, antes del primer debate, el 54% cree que AMLO será el próximo presidente, muy por encima del 12% que piensan ganador a Ricardo Anaya y el 7% a José Antonio Meade.


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad Publica]
hace cerca de 19 horas
[Robo]
hace cerca de 19 horas
similares