×
hace 2 meses
[Ruta Libre]

Dilema de las drogas; Congreso, ¿el próximo gran cártel?

Seguir la política de prohibición o avalar la regulación son las posturas que dividen al país

Imprimir
Dilema de las drogas; Congreso, ¿el próximo gran cártel?
Por: Jesús Castro

Saltillo, Coah.-
Ya se cumplió un año y cuatro meses desde que se legalizó en México el uso de la mariguana con fines medicinales, pero no ha pasado nada. No hay nadie que la produzca legalmente, ni farmacéuticos que la procesen, tampoco farmacias que vendan aceites o productos derivados. Y de legalizarla con fines lúdicos, ni se volvió a hablar. El Gobierno federal agonizante heredará esa responsabilidad a la próxima Administración.

Las reformas a la Ley General de Salud y del Código Penal Federal, realizadas por la legislatura federal que acaba de concluir –a la que perteneció el exdiputado coahuilense Armando Luna Canales–, son letra muerta. Nadie las está utilizando.

Por eso parece cada vez más lejana la posibilidad de legalizar las drogas para combatir el narcotráfico y a las organizaciones que lo mantienen vigente, primer motivo por el que se planteó este tipo de reformas. Combatir desde el “Cártel del Congreso”, a los otros cárteles, ya que en palabras del Premio Nobel de Economía, Milton Friedman: “Si se mira la guerra contra las drogas desde un punto de vista meramente económico, el rol del Gobierno es proteger a los cárteles”.

Una vez más, con la bandera del combate a las organizaciones criminales, el Gobierno mexicano se sumó a la Declaración Llamado Global a la Acción sobre el Problema Mundial de las Drogas, impulsada por Donald Trump y Estados Unidos en las Naciones Unidas para que 130 países acordaran endurecer sus planes y estrategias para acabar con las adicciones y ese mercado ilegal.

Mientras tanto, –ese mismo día– la Comisión Global para la Política de Drogas presentó su informe La Política de Drogas en México: Causa de una Tragedia Nacional, que fue presentado por el expresidente Ernesto Zedillo, quien reconoció el fracaso de las políticas prohibicionistas durante su sexenio y las siguientes
administraciones.

La declaración de Zedillo abrió una vez más la polémica, al señalar que los esfuerzos de 24 años –los cientos de miles de muertos y desaparecidos, las inversiones millonarias y las políticas de cooperación– no lograron un avance concreto, por lo que indicó que la regulación no sólo es posible, sino necesaria, adaptada a la
peligrosidad de cada droga.

“Pensamos que quizás deberíamos dar el beneficio de la duda a quienes hemos seguido la política equivocada durante muchos años, y nótese que digo hemos seguido; yo tuve la responsabilidad y yo seguí una política equivocada”, declaró el expresidente.

EL ORIGEN

Era noviembre del 2012. Todavía se sentían los efectos que la guerra armada contra el narcotráfico trajo al país. Por años se planteó combatir el comercio ilegal de las drogas que genera la violencia en las calles, legalizándolas. Pero ese año llegó la propuesta a la Cámara de Diputados.

El legislador perredista Fernando Belauzarán presentó una propuesta como alternativa ante el crecimiento del crimen organizado en México y los fenómenos destructivos que genera.
El diputado enunció los estragos dejados por la producción, procesamiento, tráfico, venta y consumo ilegal de sustancias prohibidas, como la violencia, la farmacodependencia, la desarticulación de familias y del tejido social, pero sobre todo, la cooptación contra su voluntad o por necesidad de personas para trabajar en el crimen organizado, la desaparición de personas, la penetración de la delincuencia organizada en las instituciones y la guerra contra el narcotráfico que inició Felipe Calderón, que en ese tiempo había registrado 60 mil muertos.

Tampoco era la primera vez en la historia que se presentaba una iniciativa con esas intenciones. Entre el 2008 y 2015 hubo otra decena de propuestas para regular el uso de las drogas. Hasta que el 4 de noviembre del 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió permitir el uso de la mariguana con fines terapéuticos y medicinales, así como recreativos a 4 personas mediante un amparo.

A partir de esa resolución 237/2014 de la SCJN, se planteó la necesidad de que el Congreso realizara ajustes al marco jurídico, en congruencia con lo que habían permitido los magistrados. Y en respuesta, se presentaron cinco iniciativas en el Congreso de la Unión. Una de ellas la del presidente Enrique Peña Nieto; la única que prosperó.

Para ese momento, en Estados Unidos ya se había legalizado la mariguana con fines recreativos en dos estados y en 18 más se permitía con fines medicinales. Y en América Latina, cuatro países tenían legislación sobre el uso de la mariguana con fines terapéuticos y paliativos: Chile, Puerto Rico, Uruguay y Argentina.

COAHUILA: CRUCE DE POSTURAS

Fue en abril del 2016 cuando el presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso una iniciativa con reformas a la Ley General de Salud y al Artículo 195 del Código Penal Federal, para permitir el uso medicinal de la mariguana y ampliar la posesión legal para uso personal de hasta 28 gramos.

Respaldando la propuesta, la Secretaría de Gobernación había organizado cuatro foros para que expertos, activistas, autoridades y sociedad en general, opinaran en torno a la iniciativa planteada por el Presidente. Se llevaron a cabo en Jalisco, Quintana Roo, Chihuahua y Coahuila.

Fue en marzo cuando organizaron en Saltillo el tercer foro, en uno de los estados más golpeados por la delincuencia organizada y el tráfico de drogas. Y aunque Gobernación informó que en todos los foros la conclusión era a favor de la regularización del uso medicinal de la cannabis, en Coahuila hubo opiniones encontradas.

Jorge Hernández Tinajero, fundador de la Asociación Mexicana de Estudio de Cannabis apoyó el uso medicinal y consumo lúdico para terminar con la violencia y no castigar a los consumidores.

Mientras que Saúl Guadarrama, representante de la Clínica del Tabaco, advirtió que con la legalización con fines lúdicos, para la delincuencia sería un gran negocio, pero se incrementaría el número de consumidores o adictos, como en Estados Unidos, donde aumentó 50 por ciento.

Por otro lado, Miguel Molina Foncerrada, licenciado en Economía por la Universidad Iberoamericana, indicó que en todos los países con mercados legales o semilegales, no hay evidencia estadística de un incremento de violencia por apertura del mercado.

Y Antonio Mazitelli, de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, opinó que México necesita una política que atienda y rehabilite a los consumidores, no una legalización de la droga que los aumente.

LEGALIZACIÓN 'A MEDIAS'

Luego de los foros y entregada la propuesta al Senado, los legisladores alargaron su dictamen y aprobación hasta diciembre de 2016, donde se eliminaron algunas partes, por lo que el grupo parlamentario del PRD acusó de que PAN y PRI la “rasuraron”.

Por su parte la senadora Martha Angélica Tagle Martínez aseguró que el dictamen no es viable, ya que no contempla el autocultivo, tampoco libera la cannabis no psicoactiva, y no mueve de grupo a la psicoactiva.

Al ser enviada a la Cámara de Diputados en enero del 2017, se turnó a la Comisión de Justicia, donde uno de los integrantes fue el exdiputado federal por Coahuila, Armando Luna Canales, quien participó activamente en el análisis y dictamen de la iniciativa.

Tres meses después, las comisiones unidas de Justicia y Salud, aprobaron el dictamen por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones a la Ley General de Salud y del Código Penal federal, para permitir el uso medicinal de la mariguana en México. Y unos días después, fue turnada al Pleno, donde se aprobó el dictamen.

Sin embargo, había desparecido ya la parte que regulaba la siembra, producción y venta de la mariguana para uso lúdico, para permitir la comercialización de diversos productos en el mercado mexicano. Sólo se quedó la parte en que se aumentó a 28 gramos el consumo individual despenalizado, pero sin regular la siembra individual o la producción legal en esas cantidades.

Así fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de junio del 2017, en el dictamen donde se reforman los artículos 237, párrafo primero; 245, fracciones I, II y IV; 290, párrafo primero; y se adicionan el artículo 235 Bis y un segundo párrafo a la fracción V del artículo 245 de la Ley 
General de Salud.

Para llevar a la práctica esa disposición, en el transitorio cuatro del decreto establece que: “La Secretaría de Salud tendrá 180 días a partir de la entrada en vigor del presente decreto, para armonizar los reglamentos y normatividad del uso terapéutico del tetrahidrocanabidol”.

Ese plazo se venció en diciembre y aunque desde el 27 de octubre de ese año la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya tenía elaborado el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Cannabis y Derivados de la Misma, no ha sido publicado, a nueve meses de que lo ordenó la Cámara de Diputados.

Uno de los artífices de esa misma reforma está padeciendo las consecuencias del rezago. El exdiputado federal coahuilense Armando Luna Canales –junto con un grupo de socios– está preparando un proyecto por medio de una empresa farmacéutica para producir y vender en Coahuila, productos médicos derivados de la mariguana.

Según recientes declaraciones del titular de la Cofepris, debido a estar en proceso de entrega-recepción del Gobierno federal con el equipo de Andrés Manuel López Obrador, prevén que sea el nuevo gobierno quien publique el reglamento, por lo que los procesos legales para constituir empresas que produzcan mariguana medicinal, se retrasarán hasta después de diciembre.

UN 'REGAÑO' INTERNACIONAL

La legalización de la droga a medias en México, fue evidenciada en la 73 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, en la que participó el presidente Enrique Peña Nieto, y donde Ruth Dreifuss, presidenta de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas, dijo que México es uno de los países que “paga un precio más alto por el control internacional de drogas”, y ello se refleja en el número “dramático” de personas lastimadas y desaparecidas.

Hizo énfasis en que la evidencia asegura que “la regulación de las drogas actualmente ilegales, no sólo es posible, sino que es necesaria” y añadió que “la única respuesta responsable es regular el mercado, establecer regulaciones adaptadas a la peligrosidad de cada droga y monitorear y hacer cumplir estas regulaciones”.

“¿Qué ha pasado con las políticas prohibicionistas, basadas en la criminalización y en la represión? Esas políticas, no solamente en México, sino en todos los demás países, habían creado peores problemas de salud pública y terribles violaciones a los derechos fundamentales de las personas”, declaró el expresidente mexicano.

EN LA CANCHA DE MORENA

La situación no pasó desapercibida en el equipo de transición del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, pues no hay manera de que la agonizante administración de Enrique Peña Nieto la resuelva.

De eso ya emitió su opinión la exmagistrada y próxima secretaria de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Olga Sánchez Cordero, quien manifestó estar a favor de una propuesta para legalizar la mariguana con fines recreativos, después hacerlo con la amapola y otras drogas, para terminar con la violencia en el país.

Manifestó que una vez tomando posesión a partir del 1 de enero, se preparará una iniciativa para ser enviada al Congreso, con la intención de ampliar la legalización de la droga no sólo con fines medicinales, como ya se realizó, sino también con fines lúdicos o recreativos.

Además, plantear las modificaciones que se requieran para que se diseñen los reglamentos secundarios necesarios y las reformas que aprobó la legislatura pasada se puedan poner en práctica.

Dado que la actual legislatura, tanto de la Cámara de Senadores como de la de Diputados, tienen mayoría de Morena, al que pertenece el presidente electo. Analistas señalan que tiene todas las condiciones para que se corrija el rumbo.

“Si el Gobierno del presidente López Obrador quiere presentar resultados distintos a los de sus antecesores tiene que abandonar el paradigma prohibicionista-punitivo y empezar a caminar por la ruta de la legalización-regulación. Si no lo hace ya sabemos cuál es el resultado: más de 100 mil muertos en el sexenio”, escribió el exvocero presidencial, Rubén Aguilar Valenzuela.

REGULACIÓN

• La iniciativa para crear la Ley General para el Control de la Cannabis, la Atención a las Adicciones y la Rehabilitación, presentada por Fernando Belauzarán en noviembre de 2012, no sólo planteaba la legalización para usos medicinales, sino lúdicos y recreativos.

• Además, incluía medidas de prevención y rehabilitación de las adicciones, la regulación de la actividad de producción y hasta el comercio, delimitando la venta solo a mayores de edad, en el caso lúdico y con receta médica expedida por un especialista, en el medicinal, esto con la intención de reducir el poder que tenía el crimen organizado con el control total del mercado.

PROHIBICIÓN

• Juan José Gómez Camacho,representante de México ante Naciones Unidas, consideró que la firma del Llamado Global a la Acción sobre el Problema Mundial de las Drogas no es una postura contradictoria a lo que el país ha hecho, simplemente es un refuerzo a las acciones que se llevan a cabo.

• Gómez Camacho comentó que hay naciones que siguen viendo el tema desde la persecución y prevención, aunque añadió que en México se da un enfoque desde la salud, los derechos humanos y datos científicos duros.

• "En México interpretaron como una contradicción (la firma del documento)y no lo es. El documento refleja que todas las perspectivas siguen vigentes", aseguró el diplomático.




Imprimir
te puede interesar
similares