×
hace 5 días
[Saltillo]

Desarrollo se ‘come’ 3 kilómetros de arroyo

Construyen casas, vialidades y hasta parques sobre los cauces

Imprimir
Desarrollo se ‘come’ 3 kilómetros de arroyo
Saltillo, Coahuila.- El crecimiento de la ciudad se ha “comido” cerca de 3 kilómetros de arroyos. Casas encima o vialidades que cruzan sobre los cauces federales ha sido el resultado del desarrollo urbano de Saltillo, que ahora paga las consecuencias con inundaciones importantes.

De acuerdo con la Dirección de Protección Civil, se tiene el registro de alrededor de 122 kilómetros de arroyos que cruzan la mancha urbana, de los cuales 3 kilómetros ya han desaparecido, tras el bloqueo para la construcción de viviendas y otras obras.

Esto ha originado que en las últimas lluvias en la capital, estos se desborden debido a la poca capacidad de contención que se ha reducido conforme ha pasado el tiempo, prueba de ello son los arroyos La Tórtola, Los Ojitos y Las Víboras, los que han tenido más problemas en los últimos meses.

El de mayor problemática es el arroyo La Tórtola, que inicia al sur de la ciudad y cruza por la Zona Centro, y que actualmente se encuentra en malas condiciones debido a la fuerte corriente que ha superado la capacidad del cauce.



Arroyos reclaman lo que les fue arrebatado

Vecinos de la Zona Centro denunciaron la caída de los muros de contención del arroyo La Tórtola, a la altura de la calle Sauz, hasta desembocar en la Plaza Coahuila, donde continúa su trayectoria por debajo, hasta cruzar la calle Ramos Arizpe, al norte.

En este punto, el arroyo desaparece en un tramo de por lo menos 500 metros, para seguir por un costado de la calle Arteaga, donde hace un quiebre al poniente y sigue paralelo a la calle Rayón.

Este punto es el de mayor conflicto debido a que hace algunos años fue abovedado y al ser mucha mayor la capacidad de agua que baja por este, la basura que arrastra tapona las rejillas y comienza a desbordarse por la calle Rayón, donde ha inundado casas aledañas.

Incluso, este cauce sigue su trayectoria por la calle Hidalgo, donde también se han registrado problemas por la gran cantidad de líquido que ha arrastrado vehículos, justo atrás del Ateneo Fuente.

La Dirección de Medio Ambiente de Saltillo cataloga este tramo como un foco rojo por la cantidad de viviendas que están en riesgo por los desbordamientos, donde el problema principal sigue siendo la gran cantidad de basura que es depositada en los cauces.

“Es un foco rojo que tienen las personas aledañas que convergen con ese arroyo, o bien, las que viven en la parte de arriba tienen que mantener limpias sus calles y lotes baldíos, ese es material que se arrastra por la calle y va a dar a los arroyos, se saturan los drenajes y los colectores, entonces el agua corre por las calles”, comentó la bióloga Graciela Arocha Gómez.

De acuerdo con el director de Protección Civil municipal, Héctor Urbina, este arroyo fue cubierto con losas de concreto demasiado pesadas, que evitan que el agua tenga un escape a la superficie cuando se ve superado, por lo que la basura ha ocasionado que brote por otros lados, inclusive por las casas ubicadas en los alrededores.

“Este arroyo está prácticamente desaparecido, tiene la desventaja de que atraviesa desde el sur hasta el norte de la ciudad; actualmente el agua no se filtra en la tierra, porque ya construyeron muchas casas al sur, escurre y pega en el norte; ese tramo quedó muy cubierto. En Rayón, de Corona a Presidente Cárdenas, las tapas de concreto no facilitan que escape el agua”, comentó Urbina.

LOS OJITOS

Otro de los puntos conflictivos es el arroyo Los Ojitos, que atraviesa la colonia República Poniente y que de igual manera fue encapsulado en gran parte. Esta canalización ha reducido el cauce natural, que inclusive desaparece en tramos cortos por la construcción de viviendas.

El mayor problema se ubica en la colonia La Salle, al atravesar el periférico Luis Echeverría, donde pasa por debajo de las casas hasta salir al bulevar Venustiano Carranza. Aquí existen unas cuatro viviendas en serio peligro de inundarse debido a que el arroyo desemboca a unos 15 metros de las construcciones y la canalización se ve bloqueada por troncos y basura que bajan con la corriente.

Según comentan los vecinos, el agua ha llegado a desbordarse hasta sus entradas cuando se tapa la canalización del arroyo, e incluso comentan que se puede escuchar la corriente al interior de las viviendas.

“Siempre estamos a punto de que el agua se meta a las casas cuando llueve mucho al sur, porque baja el agua pero trae mucha basura, se tapa el arroyo y empieza a desbordarse. Estamos muy cerca de donde pasa el agua, estamos en la casa y se escucha cómo va la corriente muy fuerte cuando pasa por abajo”, comentó María Peña, vecina de la zona.

De acuerdo con los afectados, se ha vuelto costumbre tener que hablar a las autoridades luego de cada lluvia debido a que muebles, basura y troncos tapan la salida del agua, por lo que deben retirar la obstrucción para evitar que el agua ingrese a sus casas.

“Sí han venido, pero el problema es que hay mucha basura en el arroyo, entonces cuando corre el agua lo arrastra todo; vienen y limpian, pero al día siguiente ya está otra vez igual y es mucha la basura”, agregó la afectada.

El otro conflicto se encuentra en el punto de intersección del cauce con el bulevar Venustiano Carranza, a un costado del Motel El Paso, donde existe la misma problemática, ya que la avenida pasa por encima del arroyo y justo en dicha zona el agua se desborda por el taponamiento generado por la enorme cantidad de basura que viene del sur.

LAS VÍBORAS

Desde hace años, vecinos de la colonia Vicente Guerrero e Hidalgo han sufrido por las inundaciones en sus casas debido a que el drenaje se ve rebasado.

Ríos de aguas negras brotan de los registros en sus viviendas desde que se canalizó el arroyo Las Víboras, donde se construyó un parque lineal.

La obra abarcó por lo menos un kilómetro y se colocó un tubo que fue conectado al drenaje sanitario, por lo que al taparse dicho canal las aguas empezaron a brotar por las alcantarillas y viviendas.

“Siempre que llueve es lo mismo, el agua baja, pero con la basura de los arroyos se tapona y empieza a brotar en las casas; las calles están llenas de aguas negras porque también se tapan las alcantarillas. eso ya tiene años y no han arreglado nada”, comentó Karla Rodríguez, habitante del sector.

Dijo que hace alrededor de 10 años padecen dicha problemática, lo que coincidió con la obra para cubrir parte del arroyo, que tenía por lo menos una dimensión de 20 metros de ancho por 10 de profundidad, reduciéndolo a un tubo de un metro que resulta insuficiente para la enorme cantidad de agua que capta.

En la superficie se construyeron canchas de futbol y basquetbol, además de jardineras que se encuentran abandonadas y son pocos los jóvenes que las utilizan, de acuerdo con los vecinos, quienes sufren las consecuencias de esta obra de canalización.



Imprimir
te puede interesar
similares